Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De Guindos asegura que las políticas de austeridad no son incompatibles con el crecimiento

Luis de Guindos y el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaüble.cuatro.com

Defiende la "agenda reformista", que "volverá a crear empleo"

Compara la economía española con "un buque" al que se intenta cambiar "de rumbo"

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha expresado la convicción del Gobierno de que las políticas de austeridad adoptadas para reducir el déficit público no son incompatibles con el crecimiento económico. De Guindos, ha defendido las últimas medidas del Gobierno y, tras ratificar que, como indicó el presidente Mariano Rajoy, "se seguirán" tomando "decisiones", ha dado por hecho que, con esta "agenda reformista" la economía, tanto en España como en Galicia, volverá "a la senda de prosperidad" y a "crear empleo".
De Guindos, que compareció junto a su homólogo alemán Wolfgang Schaüble, en el marco del foro organizado por la Fundación Konrad Adenauer, se mostró convencido además de que esta política de austeridad y reformas "es la mejor para España". Al igual que en las declaraciones que hizo a su llegada al Foro, De Guindos ha utilizado el símil de pilotar una embarcación a la tarea de reorientar la marcha de la economía.
"Dirigir o reconducir una economía como la española es como llevar un barco. Hacen falta esfuerzos para ver que el rumbo se va modificando en los próximos trimestres", subrayó De Guindos, quien afirmó que el rumbo "era inadecuado" y a través de los ajustes y las reformas que se están tomando se está cambiando.
"Lo hacemos desde la convicción de que las políticas que aplicamos son las mejores para España y para el futuro del euro", aseguró de Guindos, que recalcó que el déficit español heredado por el Gobierno de Mariano Rajoy era "inasumible".
Antes, De Guindos, convencido de que la economía debe "evolucionar" y basarse "en el conocimiento", ha advertido de que, anteriormente, estuvo "excesivamente fundamentada en la construcción y en el ladrillo", lo que dio lugar, en primer término, "a una burbuja de crédito", con un "excesivo endeudamiento" en el sector privado, y a una "burbuja inmobiliaria".
Deterioro del mercado laboral
El titular de Economía ha advertido también de que "en ningún otro país" del entorno se ha vivido "un deterioro tan importante en el mercado laboral" como el que se ha registrado en España. "En ningún otro se perdió más del 10 por ciento del empleo privado", ha ejemplificado, para añadir que en ninguna otra economía la tasa de paro subió del 8 a más del 20 por ciento.
Asimismo, ha aludido al incumplimiento del déficit en las cuentas públicas españolas, que ha vinculado no solo con un efecto de la crisis económica sino también de "decisiones "erróneas" tomadas por el anterior Gobierno socialista "desde el punto de vista fiscal y financiero".
A todo ello, ha sumado el "impacto" en el sector financiero, vinculado con los problemas en el ámbito inmobiliario y con "dificultades" para "sanear los balances" y ha concluido que "el último impacto" se registró "en la confianza de los mercados internacionales en la economía española".
"Cambiar el rumbo"
Así las cosas, De Guindos ha remarcado que la política económica del Gobierno de Rajoy busca "corregir" estos desequilibrios y ha dado por hecho que, aunque no sea de "inmediato", los resultados de sus medidas, con el plan aprobado el viernes "como espina dorsal" del proyecto, se irán "viendo en los próximos meses".
Sobre las líneas que fundamentan la política económica estatal, el ministro se ha referido a la "necesaria reducción del gasto público y del déficit presupuestario" puesto que, de lo contrario, ha indicado, "no habrá financiación", y también a las reformas para que la economía española "vuelva a crecer a medio y largo plazo".
Dicho esto, ha indicado que se llevó a cabo una reforma financiera para intentar "acelerar al máximo" el saneamiento de los activos inmobiliarios en los bancos y que se impulsará un proceso de "concentración y de saneamiento adicional" en aquellas en las que lo requieran.
También ha destacado la importancia de modificar la regulación laboral para dar "flexibilidad" a las empresas y que puedan volver a genera empleo. En la misma línea, ha defendido que se tomaron medidas para hacer que los servicios públicos "fundamentales" sean "sostenibles a medio y largo plazo".
Todo ello, permitirá, ha insistido, lograr que el "buque" de la economía española "cambie el rumbo" y la economía de España y de Galicia pueda "volver a la senda de la prosperidad y a crear empleo".
Galicia, un ejemplo
En este escenario, el ministro ha incidido en la importancia de la innovación y del proyecto 'Innova Salud' de la Xunta, al tiempo que ha enfatizado "el buen comportamiento de Galicia" al estar "al día" en su pago a proveedores, lo que le ha permitido ser la única comunidad del régimen general que no se tuvo que acoger a las línea de financiación habilitada por el Gobierno.
Ante el titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien también defendió las reformas del Gobierno en su intervención, De Guindos ha erigido al Gobierno gallego en una "administración seria" y ha remarcado la importancia de "pagar a tiempo", no sólo porque sea "positivo" sino porque lo contrario "coloca en mala situación a las administraciones pública" de cara al exterior.