Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grupo Ingemar presenta un ERE de extinción para los 72 trabajadores de la planta de Usurbil (Guipúzcoa)

La Dirección del Grupo Ingemar ha presentado en el Juzgado de lo Mercantil de Lugo un ERE de extinción de contratos para los 72 trabajadores, lo que supone la totalidad de la plantilla, en la empresa Ingemar de Usurbil (Guipúzcoa). Esta planta que se encuentra en concurso de acreedores desde el pasado mes de enero junto con Ingemarga (Galicia) y Corporación Ingemar.
En una rueda de prensa en San Sebastián, el comité de empresa ha criticado que "hay una connivencia entre el administrador concursal y la dirección del Grupo para terminar cuanto antes con el concurso, de la manera que sea, para que cada uno de ellos se lleve su gran tajada a costa de los trabajadores".
Los representantes de los trabajadores han denunciado que la Dirección del Grupo Ingemar "está utilizando una ley Concursal para fines diferentes del que prevé la ley, esto es, para dar apariencia de satisfacer a los acreedores, mediante una oferta de convenio y al mismo tiempo se reduce el negocio haciendo imposible cumplir lo pactado".
A su juicio, la decisión de presentar un ERE, "aparte de ser arbitraria, es discriminatoria" con respecto a otras plantas del grupo que están en la misma situación. "Más que ayudar a la viabilidad del negocio, las personas jurídicas que forman el grupo y a los acreedores afectados por el concurso, les perjudica", ha asegurado el comité.
En esa línea, han afirmado que este ERE "restringe el volumen de negocio y, como consecuencia, los resultados con los que hay que hacer frente a la viabilidad de la empresa, motivo principal de un concurso de acreedores". Además, han incidido en que "es evidente que las ventas de activos que están llevando a cabo reduce la capacidad de patrimonio para el negocio futuro".
Tras criticar la "decisión" de Kutxabank, uno de los acreedores en el proceso, de que la planta de Ingemar de Usurbil "se cierre lo antes posible", los representantes sindicales han advertido de que "si el interés de la Dirección es quedarse con los activos del Grupo, que son muy elevados, y no contemplan un plan de viabilidad con actividad y garantías de futuro para la empresa", van a "hacer todo lo posible para desmontar esta trama cuasi mafiosa y dejar a cada uno en su sitio".