Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Greenpeace recomienda, ante la ola de frío y la subida de la factura de la luz, comprobar la potencia contratada

La organización medioambiental Greenpeace ha recomendado a los consumidores, ante la ola de frío y la subida de la factura de la luz, que comprueben la potencia contratada y ha reprochado al Gobierno que defienda los intereses de las empresas eléctricas y sus ingresos frente a los de los ciudadanos.
La entidad ha recordado que la política energética de España está impidiendo todas las medidas estructurales que podrían paliar la subida de la luz para los hogares españoles y ha defendido las energías renovables por considerar que benefician a los más desfavorecidos.
"El Gobierno no aceptará ninguna medida que reduzca las facturas de la luz, lo ha dejado claro en muchas ocasiones, y esto implica poner barreras a las renovables, al autoconsumo y al ahorro de energía así como cualquier forma de participación de la ciudadanía en las decisiones energéticas", ha indicado Sara Pizzinato, responsable de la campaña de energía de renovables de Greenpeace.
Para la organización la situación es el resultado "de una política energética ciega ante las necesidades de la ciudadanía y que solo responde a los intereses económicos de las eléctricas".
Greenpeace ha lamentado que "una política energética que prefiere las energías obsoletas y contaminantes tenga un impacto directo en las facturas de los hogares impidiendo que se beneficien de las ventajas ambientales y económicas de las dos mayores oportunidades energéticas de España como son las renovables y la racionalización de la cantidad de energía que se usa".
La organización sostiene que "la población más vulnerable estaría entre los más beneficiados por un modelo eléctrico basado en renovables, pues supondría un ahorro medio de un 34% en la factura energética de los hogares frente al año 2012". Solo en la factura de la luz el consumidor pagaría un 25% menos, según la entidad.
En opinión de Greenpeace, las declaraciones del ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ante la subida de la luz indican "cuáles podrían ser herramientas eficaces para evitar una subida tan fuerte del precio de la luz en el mercado mayorista".
La organización lamenta que, tras la reforma eléctrica, "el objetivo declarado del Gobierno sea el de mantener los ingresos del sistema eléctrico evitando a toda costa cualquier medida de eficiencia". Así, en el caso del autoconsumo, una forma de reducir la compra de electricidad de la red mediante la producción in situ de electricidad renovable, "el Gobierno ha impuesto la normativa más restrictiva del mundo en esta materia, el impuesto al sol", según la entidad.
En cuanto a los motivos por los que el frío aumenta el precio del gas y de la electricidad "al aumentar la demanda de gas natural para la calefacción, sube su precio y esto afecta tanto a las facturas del gas como a las de la electricidad, ya que los ciclos combinados de gas están marcando en muchas ocasiones el precio mayorista de la electricidad al ser los más caros". Según Greenpeace, "esto no pasaría si hubiese más renovables para poder abastecerse".
La entidad también ha admitdo que existen pocos recursos hidráulicos y eólicos en estos últimos días, pero ha recordado que la energía fotovoltaica y la solar termoeléctrica están funcionando prácticamente a pleno régimen.
La recomendación de Greenpeace, ante la situación actual, pasa por comprobar si la potencia contratada es la adecuada, algo que se puede consultar en la web www.bajatelapotencia.org.