Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La eurozona busca acelerar el refuerzo del fondo de rescate para frenar el contagio griego

El Eurogrupo acuerda un segundo rescate de 109.000 millones para Grecia.EFE

Un billón de euros para actuar de cortafuegos

Los ministros de Economía de la eurozona tratarán este lunes de acelerar el refuerzo del fondo de rescate para que alcance una potencia de un billón de euros con el objetivo de que pueda actuar como cortafuegos y frenar el contagio de la crisis de deuda a España y sobre todo a Italia.
El refuerzo del fondo de rescate, que se pactó en la cumbre del Eurogrupo del 26 de octubre, ha adquirido un carácter de extrema urgencia debido a la gran inestabilidad en Grecia, primero con la convocatoria de un referéndum sobre las condiciones de la asistencia de la UE y luego con las negociaciones para un Gobierno de unidad nacional.
En la cumbre del G-20 celebrada en Cannes la semana pasada, los líderes europeos amenazaron por primera vez en público a Grecia con la salida del euro si no aplica los recortes y reformas exigidos a cambio de la ayuda internacional. La UE ha pactado un segundo rescate de 130.000 millones para Atenas y la condonación del 50% de la deuda en manos de la banca.
Para contener el contagio de la crisis helena, Francia, Alemania, España e Italia -los países de la eurozona representados en el G-20- acordaron el pasado jueves acelerar el refuerzo del fondo. Además, en el G-20 se acordó que Bruselas y el Fondo Monetario Internacional (FMI) supervisarán trimestralmente la economía italiana con el fin de garantizar que el primer ministro, Silvio Berlusconi, lleve a cabo las reformas prometidas y pueda recuperar la confianza de los mercados.
España se ha alejado de la primera línea de la crisis, según dijo el presidente francés, Nicolas Sarkozy, gracias a los ajustes y a la cercanía de las elecciones, pero en Bruselas se sigue temiendo que un agravamiento de la situación en Italia acabe arrastrando a España.
Los líderes europeos pactaron que el refuerzo del fondo de rescate de 440.000 millones se hará sin aumentar las garantías que aportan los países y sin recurrir al Banco Central Europeo. La potencia extra se logrará usando el fondo para avalar parte de las emisiones de deuda de Italia y España y creando un vehículo especial para atraer inversiones de países emergentes.
No obstante, todavía no se ha detallado cómo funcionará ninguna de las dos opciones y casi ningún país del G-20 se ha mostrado dispuesto a invertir, según admitió la canciller alemana, Angela Merkel, al término de la cumbre de Cannes.
Los países del euro se habían dado de plazo hasta finales de noviembre para pactar el refuerzo del fondo, pero ahora tratan de reducir los plazos por el nuevo agravamiento de la crisis Sin embargo, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, ha dicho que no es seguro que se pueda lograr ya un acuerdo este lunes.