Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grecia dice que el BCE presiona al Eurogrupo para un pacto "mutuamente beneficioso"

El ministro de Economía griego, Yanis VaroufakisEFE

El Ministerio de Finanzas de Grecia ha afirmado que la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de dejar de aceptar bonos de Grecia como garantía en sus operaciones de liquidez pone presión sobre el Eurogrupo para que alcance un acuerdo "mutuamente beneficioso".

"Esta decisión pone presión en el Eurogrupo para proceder rápidamente al cierre de un nuevo acuerdo mutuamente beneficioso para Grecia y sus socios", indicó el Ministerio griego en un comunicado.
Por otro lado, el Ministerio dirigido por Yanis Varoufakis subrayó que la medida adoptada por el BCE no refleja "ninguna evolución negativa en el sector financiero del país".
En este sentido, el Ministerio destacó que el sistema bancario griego se mantiene adecuadamente capitalizado y "completamente protegido" mediante el acceso a la línea de liquidez de emergencia (ELA, por sus siglas en inglés), disponible en el banco central nacional.
El BCE decidió este miércoles poner fin a la excepción de la que se beneficiaban los bonos griegos y desde el próximo 11 de febrero dejará de aceptar instrumentos de deuda emitidos o avalados por el Gobierno del país heleno en sus operaciones de liquidez.
La institución ha argumentado que en estos momentos no es posible asumir que la evaluación del plan de rescate del país heleno vaya a finalizar con éxito, lo que aboca a los bancos griegos a financiarse a través de la ELA facilitada por el banco central nacional.
De este modo, aquellas entidades que carezcan del colateral suficiente según los criterios del BCE podrán atender sus necesidades de liquidez a través de la ELA a través del respectivo banco central nacional y en el marco de la regulación del Eurosistema.
La decisión del Consejo de Gobierno del BCE, que recuerda a la adoptada por la institución en febrero de 2012, condena a los bancos griegos a depender de la liquidez de emergencia facilitada por el Banco de Grecia.
Esta línea de asistencia tiene un coste para las entidades sensiblemente superior al de los fondos proporcionados directamente por el BCE y debe ser sometida periódicamente a la autorización del resto de miembros del Consejo de Gobierno del BCE.
En la mañana del miércoles, el presidente del BCE, Mario Draghi, mantuvo un encuentro con el ministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varoufakis, que calificó la reunión como "fructífera" y expresó su confianza en alcanzar una solución de forma rápida.
Varoufakis se reune hoy con su homólogo germano, Wolfgang Schäuble, en el que será su primer encuentro directo con un miembro del gobierno de la canciller Angela Merkel.