Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

González-Páramo (BBVA) afirma que la Unión Fiscal ayudaría a descargar al BCE de responsabilidades

El consejero ejecutivo de BBVA José Manuel González-Páramo ha afirmado que una política fiscal común para la Unión Europea ayudaría a descargar al Banco Central Europeo (BCE) de algunas responsabilidades asumidas durante la crisis.
En su opinión, uno de los "desafíos" a la vista es avanzar en la Unión Fiscal, creando un Tesoro de la eurozona que tenga competencias para manejar un presupuesto común, emitir deuda y contar con un fondo monetario europeo.
Durante su intervención en un seminario en Santander sobre el futuro de la eurozona organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), González-Páramo ha puesto en valor el papel durante la crisis del BCE, que no solamente se convirtió en el único supervisor de los bancos de la zona euro, sino que impulsó medidas no convencionales de política monetaria, algunas de ellas "controvertidas". "El BCE jugó un papel fundamental durante la crisis", ha dicho.
En este sentido, el que fuera miembro del Comité Ejecutivo y del Consejo de Gobierno del BCE entre 2004 y 2012 ha sugerido reforzar la coordinación europea entre instituciones para que el BCE no corra el riesgo de perder su credibilidad y de asumir la responsabilidad de futuros colapsos de entidades bancarias.
Para González-Páramo hay dos retos cruciales en cuanto a la supervisión de los bancos de la eurozona para el BCE en el corto plazo. En primer lugar, armonizar las prácticas regulatorias y supervisoras y, en segundo, asegurar la viabilidad de los modelos de negocio de las entidades.
Como principales desafíos de la década pasada, el consejero ejecutivo de BBVA se ha referido a la crisis bancaria, la crisis de deuda soberana, el riesgo de ruptura del euro y el riesgo de deflación.
En su opinión, el BCE está siendo "más cauteloso" que la Reserva Federal estadounidense (Fed) en el proceso de normalización de la política monetaria. En su opinión, debería proceder con una salida gradual y ordenada, así como realizar un esfuerzo de comunicación importante para mitigar posibles 'shocks'.