Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno saca adelante los Presupuestos con los únicos apoyos de UPN y FAC

El Congreso rechaza las diez enmiendas de totalidad contra el proyecto de Presupuestos

Montoro no consigue convencer ni a CiU, que hasta ahora había apoyado otras reformas

A partir de ahora y hasta el viernes, los grupos podrán presentar enmiendas parciales

El Pleno del Congreso de los Diputados ha rechazado, gracias a la mayoría absoluta del PP y los dos votos de UPN y FAC, las diez enmiendas de totalidad contra el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2012. Tras dos días de debate, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no ha conseguido convencer a la mayoría de la oposición, ni siquiera a los diputados de CiU, que hasta ahora habían respaldado otras reformas del Gobierno. A partir de ahora, las cuentas públicas continuarán con su tramitación parlamentaria.
Aunque el PP goza de una mayoría absoluta suficientemente amplia para sacar adelante cualquier iniciativa, el Gobierno quería lograr un mayor respaldo político, algo que finalmente no ha conseguido ya que sólo ha sumado los votos de Foro Asturias (FAC), escisión del PP, y de UPN, su socio electoral navarro en las generales del pasado noviembre.
En concreto, fueron 182 votos en contra de la devolución del proyecto al Gobierno y 156 a favor, más una abstención en el Grupo Popular que, según reconoció ante el Pleno Rafael Merino, la provocó él mismo al apretar por error el botón de su compañera Mercedes Fernández, que no estaba presente.
Las cuentas tampoco han contado con el respaldo de CiU por la negativa del Gobierno a incluir en los presupuestos algún tipo de compromiso con la deuda que la disposición adicional tercera del Estatut de Cataluña reconoce a la Generalitat y que asciende a 219 millones de euros.
Rechazo frontal
La segunda sesión de debate ha comenzado con el discurso de Amaiur, que ha corrido a cargo del diputado de Eusko Alkartasuna (EA) Rafael Larreina. Así, el portavoz había justificado su enmienda de totalidad alegando que no contribuyen a la resolución del "conflicto político" del País Vasco y además son unas cuentas que agravarán las crisis social, económica e institucional.
Tras Larreina, han comparecido los portavoces de ERC, BNG, CC-NC y Compromís.
El portavoz de ERC, Alfred Bosch, ha mostrado su oposición al proyecto de Presupuestos, unas cuentas que ha calificado como "un robo" y ha denunciado que "discriminan, empobrecen y humillan" a los ciudadanos de Cataluña. Por su parte, el portavoz del BNG, Francisco Jorquera, ha justificado el veto de su grupo en que suponen una "ofensiva centralista y antisocial", por lo que ha pedido al Gobierno que cambie de rumbo y concentre el ahorro en capítulos como el gasto militar, las diputaciones y la Casa Real.
Mientras, el portavoz de Compromís-Equo, Joan Baldoví, ha asegurado que los Presupuestos suponen una 'tijeretazo' que hundirá aún más la economía y además son "injustos" a la hora de repartir los recortes.
Darán el "premio de abrir el camino hacia el futuro"
Tras sus intervenciones, les ha respondido en bloque el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que ha afirmado que las cuentas darán al país "el premio de abrir el camino hacia el futuro", si bien ha recordado que éste es sólo "el principio del principio de la solución a la crisis".
"Ese es el mandato del pueblo español y pasa por estos presupuestos y por la apuesta del objetivo irrenunciable del déficit público", ha insistido, replicando a quienes dudan de las posibilidades del país para alcanzar el 5,3% de déficit a final de año que "es alcanzable" en base a los datos de ejecución presupuestaria del primer trimestres hechos públicos este martes.
Presentar enmiendas hasta el viernes
Así las cosas, a partir de ahora, los grupos parlamentarios podrán presentar enmiendas parciales a las cuentas hasta mediodía del viernes. Dado que este proyecto goza de prioridad sobre el resto de iniciativas, durante la semana del 8 al 10 de mayo estas propuestas de cambio se analizarán y votarán en la Comisión de Presupuestos.
Su dictamen se elevará al Pleno del Congreso que, entre el 22 y el 24 de mayo, debatirá y votará el texto del Gobierno junto con las enmiendas parciales que no hayan sido aceptadas y que los partidos hayan decidido mantener vigentes y, una vez aprobado el proyecto final, se enviará al Senado, donde las cuentas podrían quedar definitivamente aprobadas si la Cámara alta no incluye ninguna enmienda ni veto.