Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno italiano quiere permanecer en el capital del Monte dei Paschi menos de cinco años

El ministro de Economía de Italia, Pier Carlo Padoan, ha mostrado este jueves su satisfacción por el acuerdo alcanzado con la Comisión Europea sobre el plan de reestructuración de Banca Monte dei Paschi di Siena y ha afirmado que el Estado permanecerá en el capital de la entidad durante "el menor tiempo posible" e incluso menos de cinco años.
"El Estado permanecerá en el capital de Monte dei Paschi durante el plan de reestructuración, pero el objetivo es permanecer el menor tiempo posible, de modo que los recursos puedan volver al Estado y quede demostrado que el banco puede andar con sus propios pies", ha afirmado el ministro, para después afirmar que este periodo puede ser incluso menos de cinco años.
La Comisión Europea y el Gobierno italiano han logrado este jueves un acuerdo de principios sobre la recapitalización de la entidad bancaria. Finalmente, a falta de la aprobación formal por parte de Bruselas, Monte dei Paschi podrá acogerse a la denominada "recapitalización preventiva".
Padoan ha señalado en declaraciones a los medios tras participar en un foro económico en Bruselas que se trata de un acuerdo político pero ha asegurado que han sido resueltas todas las grandes cuestiones.
Además, el ministro italiano ha destacado que el banco podrá contar un una base de capital "muy fuerte" y podrá deshacerse de los créditos dudosos (NPL por sus siglas en inglés).
La "recapitalización preventiva" es una excepción a la normativa comunitaria permite inyectar ayudas públicas a una entidad que es considerada solvente si ésta cumple con unos criterios establecidos y una vez que se hayan aplicado impuesto pérdidas a los accionistas y a los titulares de deuda subordinada.
Además, Monte dei Paschi tendrá que compensar a aquellos inversores minoristas que sufrieron ventas fraudulentas (por ejemplo, no siendo informados sobre los riesgos potenciales de la compra de un instrumento financiero) convirtiendo sus bonos en acciones que después tendrá que adquirir a cambio de instrumentos senior más seguros.