Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco no estudia implantar un impuesto sobre bebidas azucaradas "ni por motivos de salud ni fiscales"

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha informado este martes que su Ejecutivo no se ha planteado aprobar un impuesto sobre las bebidas azucaradas similar al de Cataluña "ni por motivos de salud ni por razones fiscales".
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Erkoreka ha sido preguntado sobre la entrada en vigor este pasado lunes 1 de mayo en Cataluña del impuesto sobre bebidas azucaradas.
Erkoreka ha explicado que le Gobierno vasco no se ha planteado "hasta la fecha" la implantación de un impuesto sobre bebidas azucaradas "ni por motivos de salud ni por motivos fiscales".
Según ha explicado, esta figura impositiva tendría un impacto "muy limitado" en la recaudación, por lo que considera que, desde este punto de vista, "no sería un impuesto relevante o particularmente digno de ser tomado en consideración".
Desde el punto de vista de la Salud, ante la posibilidad de que este gravamen pueda ser disuasorio para el consumo de estas bebidas, el portavoz del Ejecutivo vasco ha explicado que en Euskadi "no tendría mucha trascendencia" porque el Plan de Lucha contra la Obesidad en el que está trabajando en Gobierno vasco, apunta a que las bebidas azucaradas "no son un factor particularmente grave" en la obesidad entre la población vasca.
Erkoreka ha informado de que el plan indica que existen "otros productos y sustancias" con un "peso mayor" en el problema de la obesidad en el País vasco.
En este sentido, ha explicado que las bebidas azucaradas sí están teniendo un "efecto importante" en el problema de la obesidad en otras partes del mundo como Iberoamérica o países anglosajones, pero "no suponen un problema de singular gravedad en Euskadi".
"Por tanto, ni por problemas de salud ni por razones fiscales, el Gobierno vasco ha considerado hasta la fecha un impuesto de estas características", ha concluido.