Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición insta en bloque al Gobierno a priorizar la contratación de trabajadores despedidos de Tragsa

La oposición ha instado en bloque al Gobierno a elaborar un plan de recontratación en la Empresa Agraria de Transformación (Tragsa), en la que se dé prioridad a los trabajadores que fueron despedidos.
PSOE, Unidos Podemos, Ciudadanos --grupo impulsor de la iniciativa--, ERC, PNV y PDC han respaldado la moción en la que se reclamaba una de las reivindicaciones de los trabajadores despedidos de la empresa pública. La moción no ha contado con la oposición de ningún grupo y sólo las abstenciones del Partido Popular han evitado la unanimidad.
En noviembre de 2013, Tragsa presentó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que desembocó en el despido de 1.336 trabajadores. El despido colectivo llegó a ser considerado nulo por parte de la Audiencia Nacional, pero el Tribunal Supremo, ante el recurso de la empresa, acabó considerando ajustado a derecho el expediente. Finalmente, fueron despedidos 555 trabajadores.
José Cano Fuster, de Ciudadanos, ha reivindicado que las aspiraciones de los trabajadores de esta empresa por que se les priorice en nuevas contrataciones no es un privilegio, sino un derecho totalmente legítimo.
Cano Fuster ha registrado esta medida en una enmienda a su propia iniciativa, hecho que han agradecido, y felicitado, desde Unidos Podemos, cuya diputada Ana Marcello, ha reclamado la constitución de una comisión de seguimiento de este plan para Tragsa.
En la misma línea se ha pronunciado la diputada del PSOE Esther Peña, que ha manifestado la ausencia de una declaración de apoyo a estos trabajadores por parte de la ministra de Agricultura, Isabel Tejerina, o de la SEPI.
Por su parte, el diputado 'popular' Carmelo Romero ha echado en cara que Ciudadanos pueda plantear una regulación específica de los trabajadores de Tragsa, empresa 100% pública aun sometida al régimen jurídico privado, y ha argumentado que en ella no hay "ninguna merma de los derechos laborales". Como ejemplo, ha dicho que en la empresa se celebran elecciones sindicales y en ellas fueron elegidos representantes de UGT, CCOO y CGT.