Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno británico recupera todo el dinero del rescate de Lloyds

El Gobierno de Reino Unido ha recuperado ya la totalidad del dinero público destinado al rescate de Lloyds Banking Group, entidad en la que tuvo que inyectar entre 2008 y 2009 unos 20.400 millones de libras esterlinas (24.077 millones de euros), incluyendo el cobro de dividendos, y en la que aún conserva algo menos del 2%, frente a la participación del 43% que llegó a controlar tras su rescate.
En este sentido, la Hacienda británica ha expresado su voluntad de deshacerse "en los próximos meses" de la participación que aún mantiene en Lloyds Banking Group "si persisten las condiciones de los mercados".
"La recuperación de todo el dinero inyectado por los contribuyentes en Lloyds marca un hito significativo", declaró el responsable de Finanzas del Reino Unido, Philip Hammond, quien defendió el rescate del banco durante la crisis financiera, aunque subrayó que "controlar bancos no debería ser asunto del Gobierno en el largo plazo".
El Estado británico dejó de ser el principal accionista de Lloyds el pasado 9 de enero, cuando redujo su participación en el banco dirigido por Antonio Horta-Osório por debajo del 6%. "Todos los ingresos de las ventas son destinados a reducir la deuda nacional", precisó el Tesoro.
El Gobierno británico comenzó a reducir su participación en Lloyds en septiembre de 2013, fecha a partir de la que fue deshaciéndose de manera gradual de sus acciones en la entidad, participación que a lo largo de estos años ha reportado a las arcas públicas 400 millones de libras (472 millones de euros) en dividendos.
A diferencia de la situación de Lloyds Banking Group, el Gobierno británico aún mantiene una participación del 72,6% en Royal Bank of Scotland (RBS), en el que llegó a controlar un 80% tras rescatar la entidad.