Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno envía a audiencia pública la trasposición de la directiva Mifid II

El Ministerio de Economía, Industria y Competetitividad ha presentado en audiencia pública en Anteproyecto de la nueva Ley del Mercado de Valores, que traspone la directiva comunitaria MiFid II, cuyo objetivo reside en reforzar la protección de los inversores y la integridad, transparencia y eficiencia de los mercados financieros.
Según explica el Ministerio de Economía, la trasposición de la directiva comunitaria, que entra en vigor en enero de 2018, resultará en una nueva Ley del Mercado de Valores, que derogará y sustituirá la legislación actualmente vigente. El plazo de audiencia pública expirará el próximo 18 de septiembre.
El Gobierno también ha enviado a audiencia pública el desarrollo reglamentario de la nueva Ley del Mercado de Valores a través de un Real Decreto que modificará parcialmente el Real Decreto 217/2008, sobre el régimen jurídico de las empresas de servicios de inversión y de las demás entidades que prestan servicios de inversión y por el que se modifica parcialmente el Reglamento de la Ley 35/2003 de Instituciones de Inversión Colectiva.
La directiva Mifid II pretende reforzar la protección del inversor regulando el asesoramiento en la comercialización de productos financieros y sus incentivos, así como aumentar la transparencia en los mercados, no solo en relación con la negociación de acciones o instrumentos similares, sino también en bonos y derivados para su correcto funcionamiento en la formación de precios.
Así, mediante esta norma, los depósitos estructurados, actualmente considerados productos bancarios, pasarán a ser instrumentos financieros, de forma que a la hora de comercializarlos el cliente deberá pasar un test de idoneidad, según han explicado las mismas fuentes.
La norma comunitaria tiene también como objetivo mejorar la regulación de algunos productos financieros, como los derivados, especialmente los derivados sobre materias primas, y reforzar la supervisión y las sanciones a disposición de las autoridades competentes (lo que permitirá suspender la comercialización de determinados productos), así como evitar el arbitraje regulatorio.
Además, la directiva incorpora como novedad la creación de la etiqueta 'Mercados pyme en expansión' para facilitar el acceso de este tipo de empresas a la financiación.
Mifid II también pretende adaptar la normativa a los desarrollos tecnológicos y de los mercados, regulando prácticas como la negociación algorítimica automatizada, e impulsar la negociación de instrumentos financieros desde mercados OTC ('over the counter') hacia centros de negociación, como mercados regulados, sistemas multilaterales de negociación o sistemas organizados de contratación.