Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno aprueba alargar en dos años el límite para privatizar Bankia y BMN

El Consejo de Ministros ha aprobado alargar en dos años el límite para privatizar Bankia y BMN, hasta finales de 2019 y marzo de 2020, respectivamente. El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha esgrimido que "no tiene sentido" estar "constreñidos" por los plazos anteriores.
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Guindos ha recordado que los anteriores límites temporales para la salida del Estado de estos bancos, de los que controla un 65% de cada uno, se "autoimpusieron" por el Gobierno en 2012 a raíz del rescate financiero.
El Ejecutivo pretende buscar "el mejor momento" para deshacerse de su participación y maximizar las ayudas públicas inyectadas en el banco, según han explicado a Europa Press en fuentes del Gobierno. La ampliación del plazo de desinversión del Estado de las entidades nacionalizadas pasará así de cinco a siete años.
El grupo BFA-Bankia ha recibido 22.424 millones de euros en ayudas públicas, de los que ya ha devuelto 1.626 millones, esto el 7,2% del total. Por su parte, el Estado ha inyectado en BMN 1.645 millones en ayudas públicas.
CAMBIOS CONTABLES EN SAREB.
Este aumento del plazo de privatización de Bankia y BMN se ha incluido en un real decreto ley de medidas financieras que también contempla una modificación del régimen contable de la Sareb.
Con esta nueva regulación, ha explicado Guindos, se define el impacto de dicha modificación del precio de los activos sobre los estados patrimoniales y cuentas de resultados del conocido como 'banco malo'.
El ministro ha anunciado además que el Tesoro Español ha realizado un préstamo a la Junta Única de Resolución (JUR) europea, como parte de las obligaciones de España dentro de la Unión Bancaria.
Se trata de una especie de línea de crédito a disposición del Fondo de Resolución europeo, al que los bancos deben aportar el 1% del total de sus depósitos, por un importe de algo más de 5.200 millones.
El ministro ha explicado que el Gobierno tenía que haber realizado este préstamo antes de septiembre de este año, posibilidad que no pudo concretarse al estar el Ejecutivo en funciones.