Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp)El Gobierno propone a Fernando Jiménez Latorre como candidato al Banco Mundial tras la renuncia de Soria

El Gobierno ha propuesto al exsecretario de Estado de Economía Fernando Jiménez Latorre como candidato para ocupar el puesto de director ejecutivo del Banco Mundial, tras la renuncia de José Manuel Soria, según han informado a Europa Press fuentes del Ministerio de Economía.
La Comisión de Evaluación de Candidaturas a las Instituciones Financieras Internacionales (IFIs) ha sido la encargada de designar a Latorre candidato al Banco Mundial en función de su currículum, el "segundo mejor" tras el de Soria, según las citadas fuentes.
Precisamente, Jiménez Latorre había sido seleccionado como director alterno en el Fondo Monetario Internacional (FMI). Actualmente ocupa el puesto de director ejecutivo del FMI, dentro de la silla rotatoria que España comparte con Colombia, Costa Rica, Salvador, Guatemala, Honduras, México y Venezuela.
Al igual que sucedió con Soria, Latorre ha sido propuesto para ocupar el puesto de director Ejecutivo del Banco Mundial para el periodo comprendido entre el 1 de noviembre de este año y el 31 de octubre de 2018.
SELECCIÓN POR CRITERIOS DE IDONEIDAD
España comienza ahora su turno en la silla que comparte con México, Venezuela y cinco países centroamericanos (Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua).
Tal y como recordó el Ministerio de Economía el pasado viernes, a la hora de realizar esta selección se utiliza el criterio de idoneidad y el historial de servicio público de los candidatos, así como la experiencia en las materias que corresponden.
Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales y Técnico Comercial y Economista del Estado, Latorre ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en la Administración Pública. Hasta su marcha al FMI hace dos años fue secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa.
Su nominación, junto a los otros 24 directores ejecutivos propuestos por el resto de países, será votada por los 189 gobernadores del Banco Mundial.
La Comisión de Evaluaciones está presidida por la Secretaría de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa y de ella forman parte también la Secretaría de Estado de Comercio, la Secretaría General del Tesoro, la Dirección General de Análisis Macroeconómico y Economía Internacional y la Dirección General de Política Económica.
Economía recuerda que la decisión sobre los candidatos se plasma en una resolución de la Secretaría de Estado de Economía que se remite a los organismos correspondientes.
ELEGIDO TRAS LA RENUNCIA DE SORIA
El pasado viernes se conoció que el exministro de Industria, Energía y Turismo José Manuel Soria, que presentó su renuncia en el mes de abril tras su aparición en los llamados 'Papeles de Panamá', sería el candidato de España para ocupar el puesto de director ejecutivo en el Banco Mundial.
Mientras que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, defendían la candidatura de Soria, algunos miembros del PP mostraron su malestar con la decisión.
Entre ellos se encontraban el presidente de Galicia y candidato a la reelección Alberto Núñez Feijóo; el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, o la presidenta del PP en la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, así como portavoces del partido en Baleares y Andalucía.
PSOE y Unidos Podemos también mostraron su disconformidad y registraron una iniciativa para que la Junta de Portavoces convocara un pleno urgente para informar de la designación de Soria, tras acusar al PP de nombrar "a dedo" al candidato.
Ante la presión, Soria decidió renunciar a su candidatura en una carta remitida al secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa. En la misiva, el exministro dejaba claro que no había sido acusado ni investigado por ningún delito y que renunciaba voluntariamente al cargo en la institución ante la polémica que había generado su nombramiento y la utilización "desproporcionada" que se ha hecho de este asunto en el debate político y mediático.