Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno griego acepta la última propuesta de las instituciones europeas

Alexis TsiprasReuters

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha remitido una carta a los responsables de la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE) en la que Atenas da su conformidad a la práctica totalidad de la propuesta planteada por las instituciones el pasado fin de semana.

Según adelantaba el diario 'Financial Times', que ha tenido acceso al documento, Tsipras comunica a los líderes de las tres instituciones anteriormente conocidas como la Troika la disposición del Gobierno griego para aceptar el grueso de las condiciones presentadas por sus acreedores a las que únicamente incorpora algunas enmiendas y modificaciones.
"La República Helénica está preparada para aceptar este acuerdo a nivel técnico sujeto a las siguientes mejoras, adiciones o aclaraciones, como parte de la extensión del programa que expira y el nuevo rescate cuya petición ha sido remitida hoy, martes 30 de junio de 2015", expone la misiva.
"Como podrán observar, nuestras enmiendas son concretas y respetan en su totalidad la robustez y credibilidad del diseño del conjunto del programa", señala el primer ministro griego en su carta.
En este sentido, Tsipras pide a las instituciones que las islas griegas continúen disfrutando de una reducción del 30% en los tipos del IVA aplicados, que según la propuesta de los acreedores establecería un tipo estándar del 23%, uno reducido del 13% y uno superreducido del 6%.
Asimismo, el primer ministro heleno plantea aliviar en 200 millones de euros el ajuste del gasto militar previsto para 2016, que sería reducido en 200 millones, mientras que alcanzaría los 400 millones en 2017.
En cuanto a las pensiones, Atenas pide aplazar a octubre la introducción de la reforma con la que sus acreedores quieren desincentivar las jubilaciones anticipadas y que elevaría la edad de retiro a los 67 años para 2022 o a 62 años en caso de alcanzar una carrera de cotización de al menos 40 años.
Además, Tsipras busca retrasar la gradual eliminación del EKAS, el complemento para las pensiones más bajas, que deberá en cualquier caso desaparecer para finales de 2019.
No aclara la postura griega
A pesar del paso adoptado por Atenas, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, ha acogido con frialdad el texto de la carta de Tsipras al señalar que "no aporta claridad" y ha criticado con dureza la labor del Gobierno griego desde su toma de posesión.
En este sentido, Schaeuble ha subrayado que no puede haber acuerdo con Grecia mientras Atenas "no cambie de actitud" hacia las instituciones y ha apuntado que las condiciones para un hipotético nuevo rescate del país heleno serían diferentes y se someterían a la aprobación del Parlamento de Alemania.
"No puede haber acuerdo si no cambia la actitud de Grecia hacia las instituciones", indicó Schaeuble, quien no considera que la última carta remitida por el primer ministro griego, Alexis Tsipras, aporte claridad.
"La segunda carta de Tsipras no ha aportado claridad (...) No hay una base para una negociación seria, pero siempre estamos abiertos para discutir", añadió en rueda de prensa el ministro germano.
Eurogrupo vespertino
Los ministros de Economía de la eurozona han decidido retrasar hasta las 17.30 horas de este lunes la reunión por teleconferencia prevista para esta mañana para abordar la crisis griega.
El cambio de hora se ha debido a la "petición de varios ministros", según han informado desde el equipo del presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem. Fuentes europeas indicaron que este encuentro servirá para "examinar" la nueva propuesta de Atenas.
Será el primer contacto del Eurogrupo desde que Grecia se encuentra sin la cobertura de un rescate --por primera vez en cinco años--, después de que el segundo programa de asistencia financiera expirara la pasada medianoche. A la misma hora, el Fondo Monetario Internacional (FMI) confirmó que el Gobierno de Syriza no había hecho frente a tiempo al pago de 1.500 millones de euros pendiente.
Los ministros del euro celebraron una primera teleconferencia extraordinaria horas antes de que expiraran los plazos para discutir la petición del primer ministro heleno, Alexis Tsipras, de un tercer rescate de casi 30.000 millones de euros para hacer frente a los vencimientos de deuda entre 2015 y 2017.
Tsipras también pidió a sus acreedores europeos --en su carta dejó fuera al FMI-- una "breve prórroga" del rescate ya expirado, con el objetivo de evitar un "impago técnico".
Todas las peticiones fueron rechazadas en el Eurogrupo, que reprocha a Atenas que mantenga la campaña por el 'no' en el referéndum del próximo domingo, 5 de julio, sobre la última oferta de la 'troika' (Banco Central Europeo, FMI y Comisión Europea).