Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

García Tejerina subraya que la industria agroalimentaria es la "primera rama industrial" en España

KPMG apuesta por mejorar el capital humano, la competitividad energética e incrementar el tamaño de las empresas
La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha señalado que la industria agroalimentaria, que contribuye con más del 10% del PIB, se sitúa como la "primera rama industrial" en España con un "papel importante" en la recuperación económica.
"La industria agroalimentaria se sitúa como la primera rama industrial en España, ya que representa frente al total de la industria española el 20,5% de las ventas netas de producto y el 18% del empleo. Así, su peso ha crecido desde 2007, pasando del 15,4% al 18,4% en 2015", ha asegurado García Tejerina durante la inauguración de las conferencias 'Reindustrialización y Crecimiento', organizadas por elEconomista.
La titular del ramo ha recalcado que la industria agroalimentaria ha tenido "un papel importante de la recuperación económica en España" y se ha convertido en una "gran potencia" ofreciendo una gran variedad de productos con los que se ha ganado "la reputación y el prestigio entre los consumidores" de todo el mundo.
"Queremos ofrecer cada día alimentos seguros y de mayor calidad para fortalecer el posicionamiento internacional de las empresas del sector. No es fácil por el entorno volátil en el que nos encontramos, pero la industria alimentaria española ha demostrado gran capacidad de adaptación", ha recalcado.
García Tejerina ha vuelto a destacar el "espectacular" récord del sector en las exportaciones españolas, tras cerrar con ventas de más de 45.000 millones de euros, de septiembre de 2015 a agosto de 2016, lo que supone un 47% más que en 2011. "El sector alimentario es el segundo sector exportador en nuestra economía, siendo líderes absolutos en la exportación de aceite de oliva y estando entre los primeros en vino, carne y frutas y hortalizas", ha enumerado.
La titular del ramo ha considerado que se han puesto las bases para que la industria alimentaria española "gane en el futuro con objetivos ambiciosos". "Tenemos una materia prima excelente, una gastronomía y cocineros que están a la vanguardia mundial y empresas que han incluido la innovación como señas de identidad. El sector tiene lo necesario para alimentar el futuro, creando riqueza y empleo en el país", ha insistido.
"Se puede decir con orgullo que España se ha convertido en una gran potencia agroalimentaria con una gran variedad de productos y que se ha ganado la reputación y el prestigio entre los consumidores de todo el mundo", ha recalcado.
KPMG RESALTA EL PAPEL DE LA INDUSTRIA COMO "MOTOR DE CRECIMIENTO"
Por su parte, el presidente de KPMG en España, Hilario Albarracín, ha resaltado que la industria española ha jugado un "papel destacado como motor de crecimiento" de la economía española, aunque ha recordado que la crisis "golpeó con especial dureza" al sector, si bien la aportación de la industria al PIB ha pasado de suponer un tercio del total en la década de los 70 a representar tan solo el 17% al cierre del último ejercicio.
Albarracín ha indicado que España necesita "abordar un proceso de reindustrialización" que contribuya a impulsar el "crecimiento y generar empleo". "La industria debe abordar todos estos cambios para volverse más competitiva y resistente en un terreno que es cada vez más global y donde entran en juego competidores disruptivos", ha señalado.
El presidente de KPMG ha reiterado que hay que "hacer realidad" la Industria 4.0. "Esta transformación debe ser integral, de modo que la tecnología abarque todas las áreas industriales y las fases de producción, es decir, toda la cadena de valor", ha recalcado.
Albarracín ha insistido que tras "un año marcado por la incertidumbre" es "imperativo" que se recupere el tiempo perdido para que el sector industrial se sume a la cuarta revolución, para lo que es necesario es "mejorar el capital humano, incrementar el tamaño de las empresas y mejorar la competitividad energética".