Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garamendi advierte de que la inestabilidad política está empezando a afectar a la economía española

La inestabilidad política está empezando a afectar a la economía española y diferentes expertos consideran que en un año el crecimiento del país pasará del 3,3% al 2,3%, según ha manifestado el presidente de Cepyme y vicepresidente de la CEOE, Antonio Garamendi, en un encuentro empresarial organizado por CEOS-CEPYME Huesca bajo el título 'Análisis de la actualidad política y económica: claves empresariales'.
Garamendi ha señalado que han disminuido en un 40% los créditos de un millón de euros que las compañías solicitan a los bancos por la indefinifición que los empresarios sienten y ha habido un retroceso en el consumo.
"Todo eso nos lleva a pensar que el último trimestre va a empezar a cojear y el año que viene en lugar de hablar de un crecimiento del 3,3% será de un 2,3%", algo que "significa que todo se va a resentir", ha detallado el presidente de Cepyme.
Ha continuado que "a mediados de octubre puede haber una multa de Bruselas del 0,5% del PIB si no se estabilizan los presupuestos", con "más de 2.000 millones de euros de fondos estructurales que no llegarían a España".
Además, "hay más de 28.000 millones de euros que el Gobierno no puede destinar a las comunidades autónomas por estar en funciones" y éstas "ya están diciendo que van a dejar de pagar y eso es morosidad, uno de los grandes males para las pymes".
DIÁLOGO
El presidente de Cepyme ha lamentado la "irresponsabilidad enorme de la clase política porque no son capaces de ponerse de acuerdo y entender lo que los españoles les han transmitido", y ha reclamado "diálogo" y acuerdos ya que en España se habían alcanzado unos buenos datos, que se podrían truncar.
Así, ha dicho que en 2013, con un crecimiento económico del 1,7%, se generaron 300.000 puestos de trabajo; el año pasado, con un crecimiento del 3,2%, 500.000 y este año se prevé otro medio millón de empleos.
Garamendi también se ha referido a las necesidades de las pymes, que pasan por la adecuación de la formación al empleo y la inversión en Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i), entre otras cuestiones.