Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Funcas prevé que tres millones de pymes españolas podrán mejorar su financiación con las nuevas normas

La Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) estima que los más de tres millones de pymes españolas (1,8 millones de autónomos y cerca de 1,4 millones de pequeñas y medianas empresas con asalariados) podrán beneficiarse de las nuevas normas para mejorar su financiación.
Así se desprende del último número de Cuadernos de Información Económica, editado por Funcas, que analiza los cambios introducidos en la legislación española para afrontar el problema de la financiación y que han dado lugar a la reciente aprobación de la denominada Circular Pyme por parte del Banco de España.
El acceso a la financiación sigue siendo "uno de los problemas más importantes" para los 3,2 millones de pequeñas y medianas empresas españolas pese a las mejoras experimentadas a raíz, sobre todo, de la expansiva política monetaria del Banco Central Europeo.
El objetivo de la norma Circular Pyme es reducir la información asimétrica a la que se enfrentan los potenciales financiadores de las pymes, ante las limitaciones informativas para evaluar el riesgo de los acreditados.
La Ley de fomento de la financiación empresarial ya señalaba que los bancos estarán obligados a notificar por escrito a las pymes, con una antelación de tres meses, cualquier cancelación o reducción de la financiación concedida.
Asimismo, deberán realizar de forma gratuita un informe sobre la situación financiera e historial de pago de las pymes, incluyendo una calificación de su nivel de riesgo. La Circular Pyme desarrolla la metodología de evaluación y las variables a tener en cuenta por parte de los bancos.
Una de las novedades más relevantes es que las entidades financiadoras deberán calificar la capacidad de sus clientes pyme para hacer frente a sus compromisos financieros.
Con la finalidad de que esa calificación sea comparable en el sector y se facilite la búsqueda de nuevas fuentes de financiación, se analizarán variables como la situación financiera (rentabilidad económica y financiera, solvencia, endeudamiento), cualitativas (antigüedad, socios o sector) y conductuales (alertas o descubiertos). La combinación de estos tres grupos de variables permitirá calificar el riesgo con un rating similar al de las grandes empresas.
"AVANCE INNEGABLE" EN FINANCIACIÓN Y TRANSPARENCIA
En el artículo de Isabel Payo y Pedro Pérez destacan que la circular del Banco de España representa "un avance innegable en la resolución de dichos problemas y en la transparencia de los procesos de decisión de las entidades de crédito".
En este sentido, dicen esperar que las pymes sean parte activa de esta nueva realidad, demandando, pero también aportando "más y mejor información". No obstante, añaden que habrá que esperar a su aplicación práctica, que comenzará el 11 de octubre de 2016, fecha de entrada en vigor de la Ley 5/2015 y de la Circular 6/2016, para evaluar el grado de consecución de los objetivos.
De igual forma Irene Peña y Pablo Guijarro subrayan en su artículo que la circular tiene una "gran trascendencia" en el contexto actual, que reside en el impulso a la homogeneización de la información de las empresas de menor tamaño, en que es susceptible de agilizar la toma de decisiones de los financiadores y también en el desarrollo de fórmulas de financiación no bancarias como la titulización.
Pese a la relativa sencillez tanto metodológica como de presentación de resultados de la calificación de riesgo pyme introducida por la circular, creen que su desarrollo puede tener grandes implicaciones para el futuro de las pymes y podría representar "un cambio completo en la aproximación de autónomos y pequeñas empresas al crédito".