Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fujifilm invertirá dos millones en España este 2017 en toda la línea de cámaras Instax

Prevé vender medio millón de unidades en 2020
Fujifilm invertirá dos millones de euros este 2017 en toda la línea de cámaras Instax --de fotografía instantánea-- en España, un país en el que la compañía prevé vender 180.000 unidades frente a las 113.000 de 2016.
Así lo han explicado este lunes en rueda de prensa el responsable de Photo Imaging de Fujifilm en España y Portugal, Eduardo López, que ha estado acompañado por el director de Producto Photo Imaging Iberia, Daniel Pérez.
López ha añadido que el objetivo es alcanzar el medio millón de unidades en España en 2020, cuando se alcance una penetración del 5% en la población objetivo de este tipo de cámaras: jóvenes de entre 14 y 25 años.
En todo el mundo, Fujifilm comercializó seis millones de cámaras Instax en 2016, una cifra que aumentará a 7,5 millones este 2017 gracias a la diversificación de la línea de productos Instax.
NUEVA INSTAX SQUARE SQ10
Precisamente este lunes se ha presentado la nueva Square SQ10, la primera cámara instantánea híbrida del mercado que combina impresión analógica con óptica y retoque digitales.
Y es que la SQ10 usa una nueva versión de la película de formato cuadrado que permite tener en cualquier momento una fotografía en papel con retoque y edición previos: un 1:1 con mayor calidad de captura gracias a características como el autoenfoque, macro, la exposición automática o el reconocimiento facial y con mayor control del resultado final gracias a las herramientas de edición digital como control de brillo, diez filtros disponibles, y el efecto viñeta.
Esta nueva cámara, que ofrece más modos de disparo --doble exposición, macro y bulbo-- sale al mercado con un precio recomendado de 289 euros y las cargas, de 10 fotos, cuestan unos 10 euros, con lo que cada disparo sale a un euro.
Además, las fotos se pueden reimprimir en cualquier momento, y quedan guardadas en la memoria de la cámara o de la tarjeta, a la que también se pueden importar imágenes procedentes de otros dispositivos para imprimirse desde la Instax Square SQ10.