Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fomento recibe la respuesta de bancos y constructoras al plan de rescate de autopistas

autopistas de peaje españa, autopistas de pagoARchivo EFE

Los seis grandes bancos y la patronal de constructoras y concesionarias Seopan darán hoy lunes su respuesta al plan de rescate de las autopistas en quiebra planteado por el Gobierno en una reunión convocada en el Ministerio de Fomento.

Las entidades financieras aceptarán el plan al considerar que se trata de la solución "menos mala". Las empresas que las construyeron y las explotan en su mayor parte previsiblemente también convendrán con el plan, dado que "tampoco cuentan con muchas más opciones", según indicaron fuentes del sector.
No obstante, bancos y constructoras intentarán negociar alguno de los términos del plan propuesto por el Ejecutivo, que supone aplicar quitas del 50% tanto en el importe que las autopistas deben a las entidades financieras, como en el que la Administración adeuda a las empresas.
En concreto, la propuesta que el Gobierno presentó el pasado martes para las nueve autopistas de peaje en quiebra pasa por integrar las vías en una sociedad 100% pública. Previamente se realizará una quita del 50% a la deuda financiera que soportan y se convertirá el importe restante de este pasivo, unos 2.400 millones de euros, en un bono a treinta años con una rentabilidad del 1%.
En el caso de los 471 millones de euros que el Estado reconoce deber a las constructoras por los modificados que se introdujeron en los proyectos constructivos de las autopistas, se aplicaría el mismo sistema, una quita del 50% y el pago de los 240 millones restantes con un bono a treinta años.
Con la fórmula de titulizar la deuda se busca evitar que el rescate de las vías impacte en la cuentas públicas y en el déficit. También se pretende que la nueva sociedad de autopistas soporte un menor coste por servicio de deuda, tenga más margen de viabilidad y menos riesgo de que Bruselas la considere ayuda de Estado.
INTENTO DE NEGOCIACIÓN
Ante este plan, la banca acreedora, pese a aceptar el plan, buscará negociar mayores garantías y algún margen más de rentabilidad al bono. Según fuentes del sector, a la quita que se realiza al importe de deuda total de 3.600 millones que actualmente suman las autopistas es preciso sumar la adicional que deriva de aplazar a treinta años el vencimiento del pasivo.
No obstante, la operación tendría un "impacto neutro" en sus cuentas, dado que ya tienen provisionados estos importes.
En cuanto a las constructoras, que este pasado jueves tuvieron una reunión en el Ministerio de Hacienda, la mayor parte de ellas previsiblemente convendrán con el plan de rescate, a pesar de que "no ha gustado", por considerar que cuentan "con pocas opciones más", según señalan distintas fuentes del sector.
En el caso de estas empresas, tratarán no obstante de que el Gobierno les reconozca un importe mayor de deuda argumentando que ya en su momento les aplicó una quita del 50%. Según aseguran, del importe de casi 1.000 millones que la Administración debe por modificados de obra, solo les reconoce 471 millones, monto en el que ahora se aplicaría la quita del 50%.
Las sociedades concesionarias que en su día se adjudicaron los contratos para construir y posteriormente explotar estas nueve autopistas calculan que ya han perdido 1.800 millones del capital que pusieron en ellas.
El Ministerio de Fomento siempre ha defendido que cualquier solución que se diseñara para las autopistas alternativa a su liquidación debería garantizar que no supusiera ni un solo euro para el erario público.
LA QUINTA PARTE DE LA RED DE PAGO
La eventual nueva empresa nacional de autopistas, que deberá aprobarse por Real Decreto, contaría así con nueve autopistas que suman 748 kilómetros, esto es, alrededor de una quinta parte (el 22%) de la actual red de pago, además de algunas libres de peaje como la M-50 de Madrid.
Las vías son las cuatro radiales de Madrid, la Madrid-Toledo, la Ocaña-La Roda, la Cartagena-Vera, la Circunvalación de Alicante, y la que une Madrid y el aeropuerto de Barajas. Todas están en concurso de acreedores por el desequilibrio que les provocó el sobrecoste de las expropiaciones de los terrenos para su construcción y el posterior desplome de sus tráficos.
En la actualidad, están controladas por grandes constructoras y concesionarias cotizadas (Abertis, ACS, Acciona, FCC, Ferrovial, Sacyr y OHL), otras firmas del sector como Isolux, Comsa o Ploder, y alguna entidad financiera como Bankia.