Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro de Fomento viaja con el Rey a Arabia en plena negociación sobre el AVE a La Meca

Mantendrá el domingo una reunión con el ministro de Transportes del país
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, viaja este fin de semana a Arabia Saudí en el marco de la visita oficial que realiza el Rey Felipe VI al país, que tiene lugar en tanto el consorcio de empresas españolas que construye el AVE La Meca-Medina negocia ampliar el plazo para concluir el proyecto, uno de los mayores logrados en el exterior.
De la Serna mantendrá un encuentro este domingo, 13 de noviembre, con el ministro de Transporte del país, Sulaiman bin Abdullah Al-Hamdan.
El encuentro tendrá lugar unos quince días después de que el consorcio español se reuniera en Madrid con el presidente de la Saudí Railways Organization (SRO), Rumaih Mohammed Al-Rumaih, el organismo árabe promotor del denominado 'AVE del Desierto', que terminó próxima a lograr un acuerdo para extender los plazos de construcción del proyecto.
En concreto, en virtud del acuerdo que se ultima, las empresas españolas tendrían un plazo adicional de casi año y medio más (entre 17 y 19 meses más) para terminar el proyecto, sin que se activen las sanciones por retrasos que contempla el contrato.
En un comunicado, Fomento enmarca el primer viaje oficial del nuevo ministro a Arabia en las "excelentes relaciones que los dos países tienen en materia de infraestructuras", de las que el AVE a la Meca es "una buena muestra de este entendimiento".
Al viaje también acudirá el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, tras ser ratificado este viernes como 'número dos' del Ministerio.
PROYECTO HISTÓRICO.
El proyecto del AVE a La Meca que el consorcio español se adjudicó a finales de 2011 por 6.700 millones, corresponde a la segunda fase de la obra. Comprende la colocación de las vías sobre la plataforma construida por los chinos y la instalación de toda su superestructura (electrificación, seguridad, comunicaciones y otros sistemas), así como de la posterior explotación de la línea.
En la actualidad, el consorcio español ha completado la colocación de vías en tres de los seis tramos de la línea, de 450 kilómetros de longitud, y tiene muy adelantado el trabajo en otros dos. El tramo restante se acaba de recibir del grupo chino, al que se achacan las demoras. En tanto, Talgo está enviando los trenes AVE con que se explotará la línea "según el calendario previsto en el contrato".
El consorcio que ejecuta este 'macrocontrato' está compuesto por las empresas públicas Ineco, Renfe y Adif, y las privadas OHL, Cobra (ACS), Indra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia, Inabensa y Talgo.