Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Felaban descarta que la inestabilidad política en Brasil impacte sobre el negocio de Santander en el país

Cree que la crisis de Popular no repercutirá sobre la banca iberoamericana
La Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban) descarta que la inestabilidad política en torno al presidente de Brasil, Michel Temer, pueda afectar a los intereses de Banco Santander en el país, de donde proceden el 26% de sus beneficios.
En una entrevista concedida a Europa Press, el secretario general de Felaban, Giorgio Trettenero, ha recordado que la banca brasileña siguió contabilizando beneficios a pesar de que el país carioca pasó dos de las peores recesiones de su historia.
"Ya hemos pasado lo peor", aseveró Trettenero, descartando que la supuesta financiación ilegal de la campaña que catapultó a Dilma Rousseff y a Temer, su entonces vicepresidente, al Gobierno de Brasil vaya a suponer un impacto sobre el negocio de la entidad en el país iberoamericano.
"La banca brasileña ha pasado en los últimos años las dos peores recesiones de su historia y sigue dando beneficios; ahora, con la economía ya creciendo, todo son mensajes positivos", aseguró el secretario general de Felaban.
Además, Trettenero consideró que la crisis de Popular --cuyo futuro no se había resuelto antes de la entrevista-- no tendría consecuencias en la banca latinoamericana.
"Nuestra banca ha manejado muy bien las turbulencias del mercado", apostilló Trettenero, quien no obstante detectó que el principal riesgo al que se enfrenta el sector bancario de la región es el lento crecimiento económico que presenta en la actualidad.
De este modo, Trettenero instó a tomar las medidas necesarias para estimular un crecimiento "sano" en la región después de que el conjunto del PIB de los países de Latinoamérica y el Caribe retrocediese un 1% en 2016, según los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).
De cara a 2017, la institución dirigida por Christine Lagarde proyecta que la expansión económica alcanzará el 1,1% en 2017, mientras que en el medio plazo el crecimiento se acelerará hasta el 2,6%, lejos del 4% alcanzado durante los últimos diez años, recordó Trettenero.
"Tenemos que volver a la senda del crecimiento", insistió el secretario general de Felaban, institución que agrupa a más de 620 bancos y entidades financieras de 19 países de América Latina.