Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fedea apuesta por avanzar hacia la integración total de las administraciones tributarias estatal y autonómicas

Como primer paso, pide que las comunidades puedan entrar en los órganos de gobierno de la Agencia Tributaria
La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) apuesta por avanzar, en el largo plazo, hacia la integración total de las administraciones tributarias estatal y autonómicas, con titularidad compartida de una única organización encargada de gestionar todas las figuras tributarias.
Así lo pone de manifiesto el estudio de Jorge Onrubia, de la Universidad Complutense de Madrid, publicado por Fedea, en el que el autor reflexiona sobre la mejor forma de organizar el sistema tributario español dentro del marco autonómico, y apuesta por una fórmula intermedia entre una única administración tributaria dependiente del gobierno central y la existencia de múltiples administraciones tributarias con un funcionamiento independiente.
A pesar de que considera que el actual modelo se sitúa en un punto intermedio entre estos dos extremos, Fedea también apunta que se caracteriza por un reparto "bastante fragmentado" de competencias y por una "deficiente coordinación efectiva" entre las distintas administraciones tributarias, lo que, a su juicio, influye "negativamente" sobre la eficiencia del conjunto del sistema y sobre el nivel de cumplimiento tributario global.
Por todo ello, el autor sostiene que sería deseable avanzar gradualmente hacia una mayor integración de las distintas administraciones existentes, con el fin de explotar las economías de escala y el alcance que caracterizan a la gestión tributaria, mediante el establecimiento de mecanismos de colaboración y coordinación que faciliten el intercambio de información y de los medios técnicos, y sugiere como ejemplo a seguir el caso de Canadá.
En concreto, apuesta por que a corto plazo se mantenga la actual distribución de competencias entre el Estado y las comunidades, con la Administración Central gestionando el IRPF, el IVA y los impuestos especiales, mientras que las comunidades mantendrían los tributos cedidos totalmente, pero dando a estas últimas un papel "más activo" en la gestión de los grandes tributos compartidos, así como facilitar su acceso a los medios tecnológicos de la Agencia Tributaria.
Para ello, Fedea indica que sería necesaria una "redefinición" de los actuales órganos de gobierno de la Agencia Tributaria, aproximándolos a una figura similar al consejo directivo de la agencia estatal canadiense. Entre las competencias de este consejo, en el que tendrían cabida las comunidades, estaría la aprobación de los planes estratégicos de la Agencia Tributaria en lo concerniente a los impuestos compartidos. Más a largo plazo, el nuevo modelo tendría que avanzar hacia la integración total de todas las administraciones tributarias.