Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las actas de la Fed sugieren una aceleración en el ritmo de subidas de tipos

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) podría acelerar el ritmo de endurecimiento de la política monetaria estadounidense como consecuencia de la política de estímulos económicos proclamada por el presidente electo de EEUU, Donald Trump, durante el transcurso de su campaña electoral.
Así se desprende de las actas de la reunión del pasado 14 de diciembre, cuando la institución retomó la senda de la normalización monetaria al incrementar en un cuarto de punto porcentual la tasa de interés de referencia hasta un rango estimado entre el 0,5% y el 0,75%, lo que supuso la segunda subida de tipos en una década.
De acuerdo con sus previsiones macroeconómicas, la Fed prometió entonces tres subidas de 0,25 puntos básicos de los tipos interés a lo largo de 2017, pero las actas de la reunión demuestran que el comité de dirección del organismo monetario (FOMC) podría pisar el acelerador.
Los miembros del FOMC reconocen en el documento que existe una "serie de riesgos" que podría alterar la política monetaria prevista y advierten de que "la incertidumbre" respecto a las políticas fiscales y económicas que se adoptarán en el futuro "ha aumentado".
Como resultado de las políticas fiscales expansionistas previstas para los próximos años, "casi todos" los participantes en la reunión indicaron que los riesgos al alza de sus previsiones de crecimiento económico se habrían incrementado, por lo que "algunos" prevén que la política económica que implantará el presidente electo incrementará la inflación.
No obstante, otra corriente del FOMC defiende que las presiones al alza de los precios se compensarán con la fortaleza del dólar, que cotiza en sus niveles más altos frente al euro de los últimos trece años.