Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FROB podría aprovechar una posible fusión de Bankia y BMN para impulsar la privatización

De llevarse a cabo, la integración de ambas entidades sería anunciada antes del verano
El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) podría aprovechar una posible fusión de Bankia y BMN para impulsar la privatización de las entidades, ya que la operación se convertiría en "una buena excusa" para su colocación en Bolsa, según han explicado a Europa Press fuentes del mercado.
El pasado mes de noviembre, el FROB anunció la contratación de Afi Consultores como asesor para diseñar el plan de privatización de Bankia y BMN y esta misma semana ha hecho público el 'fichaje' de Société Générale como asesor independiente para evaluar el interés del mercado por BMN.
Está previsto que este sondeo del mercado se lleve a cabo en el primer trimestre del año. Si no se encuentra una opción más favorable que la fusión con Bankia, es probable que la operación se anuncie entre mayo y junio y en julio se ejecute tras la aprobación por los respectivos consejos de administración y el establecimiento de la ecuación de canje.
El siguiente paso sería la aprobación del proceso por parte de las juntas generales de ambos bancos, algo que ocurriría pasado el verano.
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha señalado en varias ocasiones que la eventual integración de BMN tendría "sentido industrial", debido a que ambas entidades son complementarias. También permitiría a Bankia beneficiarse de la presencia geográfica de la entidad que preside Carlos Egea, centralizada en Granada, Murcia y Baleares.
Aunque el presidente del FROB, Jaime Ponce, no ha descartado una desinversión individual de ambos bancos públicos --de los que el Estado posee el 65%-- para ser analizada "con idéntica profundidad y propósito" que una posible fusión, las mismas fuentes creen que el Estado se inclinará finalmente por la integración, lo que maximizaría el valor de la entidad resultante.
EN BUSCA DE UNA ENTIDAD SOLVENTE Y RENTABLE
Si bien es posible que se abra una ventana de oportunidad para colocar un paquete de acciones de Bankia a lo largo de 2017, las fuentes del mercado consultadas por Europa Press aconsejan atender a los precios de cotización antes de proceder a la desinversión, ya que los títulos del banco que preside José Ignacio Goirigolzarri han caído un 35% desde la venta del último paquete, en febrero de 2014.
Entonces, el Estado colocó un 7,5% del banco nacionalizado a un precio por acción de 1,51 euros. La venta arrojó unas plusvalías de 301 millones de euros a nivel consolidado para la matriz Banco Financiero y de Ahorros (BFA).
"Una posible fusión de BMN-Bankia debería ayudar o facilitar el camino para el proceso de privatización de las dos entidades, siempre y cuando el resultado de la fusión dé lugar a una entidad más solvente y rentable. Si la percepción de los inversores es un deterioro de las cifras o ratios, no facilitaría que se dé una privatización más o menos rápida", explica a Europa Press la analista de Renta 4 Nuria Álvarez.
ESPERAR AL MEJOR MOMENTO PARA VENDER
Por su parte, el analista de XTB Daniel García subraya la importancia de vender a un precio superior a 1,51 euros por acción. "Si el precio es menor, el mercado podría tomarlo como un síntoma de que ahora la empresa vale menos, lo que sería bastante perjudicial para el valor del paquete restante y para el resto de los accionistas", aclara.
En cualquier caso, los títulos de Bankia se encuentran lejos de esa zona --cerraron la sesión del viernes a un precio de 0,983 euros--, por lo que el experto cree que en estos momentos no hay "una necesidad imperiosa" de desinvertir.
A ello se une la decisión del Gobierno de ampliar en dos años el límite para privatizar ambas entidades, hasta finales de 2018 en el caso de Bankia y hasta marzo de 2020 en el de BMN, con la intención de encontrar el mejor momento para deshacerse de su participación y maximizar las ayudas públicas inyectadas.
La fijación de una ecuación de canje, si finalmente prospera la fusión Bankia-BMN, puede ayudar al mercado a posicionar el valor de la entidad.
El banco, que el pasado viernes anunció su intención de elevar un 5% el pago del dividendo a cargo del beneficio de 2016, presentará mañana sus cuentas anuales.