Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI recorta las previsiones de crecimiento de Portugal en 2016 y 2017, hasta el 1% y el 1,1%

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha recortado en cuatro décimas la previsión de crecimiento de la economía portuguesa en 2016, hasta el 1%, mientras que en 2017 estima que la economía lusa se expandirá un 1,1%, dos décimas por debajo de la proyección anterior.
En su informe Artículo IV sobre Portugal, los técnicos del FMI atribuyen la decisión de rebajar en cuatro y dos décimas sus proyecciones a que la recuperación económica lusa está "perdiendo impulso".
"La desaceleración económica iniciada en la segunda mitad de 2015 se ha mantenido a pesar de los vientos de cola todavía favorables y a los datos macroeconómicos y a una política macroeconómica propicia", indica el fondo.
La institución indica que el menor crecimiento de las exportaciones, los flojos niveles de inversión, los elevados niveles de deuda corporativa y las limitaciones estructurales frenan el crecimiento del PIB, a pesar de las política monetaria "apropiada" del Banco Central Europeo (BCE) y de la flexibilidad fiscal establecida desde el 2015.
Así, el fondo advirtió a Portugal de que las dificultades que tendrá para alcanzar el objetivo de déficit del 2,2% con una ralentización en su crecimiento económico. No obstante calificó el objetivo como "apropiado y ambicioso".
Además, los técnicos del FMI consideran "una prioridad" abordar las vulnerabilidades del sector bancario luso, ya que para volver a la rentabilidad y al crecimiento financiero se necesita que los bancos saneen sus cuentas y reduzcan el elevado nivel créditos improductivos que tienen en sus carteras.
La institución también aconseja a Portugal realizar reformas estructurales y revisar su nivel de gasto público, haciendo un mejor uso de las prestaciones sociales y controlando las pensiones y los salarios del sector público.