Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI mantiene sus previsiones mundiales, incapaz de evaluar el impacto económico de Donald Trump

Alerta sobre la "erosión" del consenso en torno al libre comercio y del riesgo que implica el proteccionismo para la economía mundial
El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha confirmado sus pronósticos del pasado mes de octubre para la economía mundial, que contemplan un crecimiento del 3,4% este año y el 3,6% en 2018, y ha señalado un incremento de la incertidumbre relacionado con el resultado electoral en EEUU, reconociendo que no será hasta la próxima primavera cuando pueda valorar de forma más específica el impacto de las políticas de Donald Trump al frente de EEUU.
"Existe una amplia dispersión de posibles desenlaces en torno a las proyecciones, dada la incertidumbre que rodea a la orientación de las políticas del Gobierno estadounidense entrante y sus ramificaciones internacionales", apunta la institución en la actualización de su informe 'Perspectiva de la economía mundial', publicado el pasado mes de octubre.
El FMI ha incorporado también a sus pronósticos el afianzamiento de los precios del petróleo tras el acuerdo al que llegaron el pasado 30 de noviembre los miembros de la OPEP junto a otros grandes países productores para limitar la oferta de petróleo.
A diferencia de octubre, el FMI aprecia, a pesar de la incertidumbre, un mejor comportamiento de las economías desarrolladas, cuyo pronóstico eleva al 1,9% en 2017 y el 2% un año después, una y dos décimas por encima respectivamente de su anterior pronóstico, mientras detecta un empeoramiento de la tendencia entre las emergentes, para las que prevé una expansión del 4,5% este año, frente al 4,6% estimado anteriormente, y confirma un crecimiento del 4,8% en 2018.
En este sentido, el FMI destaca la mejora registrada en la actividad industrial de los países avanzados, así como la aceleración de la economía estadounidense, donde la economía se acerca a pleno empleo, y las perspectivas de un estímulo fiscal bajo la nueva Administración han impulsado la cotización del dólar y el precio de los activos.
"Las perspectivas de las economías avanzadas han mejorado para 2017-18, gracias al fortalecimiento de la actividad durante el segundo semestre de 2016 y al estímulo fiscal previsto en Estados Unidos", añade el FMI, que advierte, sin embargo, de que a falta de conocer los detalles y orientación de las políticas bajo la dirección de Donald Trump, no será hasta la edición de abril del informe cuando habrá mayor claridad al respecto y sobre sus implicaciones para la economía mundial.
RIESGOS.
Asimismo, la actualización de los pronósticos del FMI advierte de que los riesgos para el crecimiento se inclinan a la baja, señalando el impacto que "sucesos políticos recientes" pueden tener en la "erosión del consenso en torno a los beneficios de la integración económica transfronteriza", incluyendo un aumento de los desequilibrios combinado con fuertes movimientos del tipo de cambio, mientras un aumento de las restricciones al comercio mundial y a la migración "dañaría la productividad y golpearía el ánimo de los mercados".
En el caso de las economías avanzadas, la institución advierte de que un déficit prolongado de la demanda privada y la falta de avance adecuado de las reformas, incluido el saneamiento de los balances bancarios, podría reducir permanentemente el crecimiento y la inflación, mientras que en algunas economías emergentes "persisten vulnerabilidades fundamentales", incluyendo el alto nivel de la deuda empresarial, la debilidad de los balances bancarios y la ausencia de amortiguadores sólidos, que dejan a estas economías expuestas al empeoramiento de las condiciones financieras mundiales.
Por contra, el FMI apunta que los estímulos fiscales en EEUU o China podrían resultar más beneficiosos para la actividad de lo que contemplan las actuales perspectivas, lo que podría reforzar su impacto en los socios comerciales de estos países si sus efectos de contagio no se ven atenuados por políticas proteccionistas.
EEUU Y EUROZONA.
Por el momento, el FMI revisa al alza su previsión de crecimiento para EEUU, que sube al 2,3% en 2017 y al 2,5% en 2018, frente al pronóstico de octubre del 2,2% y el 2,1%, mientras que en el caso de la zona euro prevé que el crecimiento sea del 1,6% este año, frente al 1,5% anticipado anteriormente, mientras reitera que en 2018 la expansión será del 1,6%.
Entre las principales economías del euro, el FMI espera que Alemania crezca un 1,5% este año y el siguiente, una décima más de lo previsto en ambos casos en octubre, mientras reitera su pronóstico de que Francia crecerá un 1,3% en 2017 y un 1,6% en 2018.
En el caso de España, el FMI augura una expansión del 2,3% este año y del 2,1% en 2018, confirmando su pronóstico de diciembre para 2017 y mejorando dos décimas el del próximo año, publicado en octubre.
No obstante, a pesar de la mejora prevista de las economías avanzadas, el FMI ha revisado a la baja sus expectativas de crecimiento para Italia, cuyo ritmo de expansión se desacelerará en 2017 al 0,7% desde el 0,9% previsto para 2016, mientras que en 2018 será del 0,8%. De este modo, la institución empeora en dos y tres décimas sus previsiones para este año y el siguiente respectivamente.
MENOS CRECIMIENTO EMERGENTE.
Por su parte, los nuevos pronósticos del FMI se muestran relativamente menos optimistas con respecto a las economías emergentes y en desarrollo, que ven recortado en una décima su pronóstico de crecimiento para 2017, hasta el 4,5%, mientras que en 2018 reitera una expansión del 4,8%.
"Las perspectivas de crecimiento han empeorado marginalmente en las economías de mercados emergentes y en desarrollo, donde las condiciones financieras son, en términos generales, menos favorables", apunta la institución, que mejora sus expectativas sobre China, pero empeora las de India, México y Brasil.
En concreto, los nuevos pronósticos para China del FMI contemplan una expansión del 6,5% en 2017, frente al 6,2% de octubre, y confirman la previsión del 6% en 2018.
Sin embargo, la institución recorta cuatro décimas su pronóstico de 2017 para India, hasta el 7,2%, mientras reitera el de 2018 en el 7,7%. Asimismo, el FMI ha revisado tres décimas a la baja su pronóstico para Brasil en 2017, hasta el 0,2%, confirmando el 1,5% del próximo año, mientras reduce en seis décimas sus previsiones para 2017 y 2018 en el caso de México, situándolas respectivamente en el 1,7% y el 2%.