Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI revisa al alza sus previsiones para China y pide acelerar las reformas

La economía china crecerá más de lo previsto gracias al impulso recibido de las medidas de estímulo aplicadas por Pekín, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), que espera una expansión del PIB de China del 6,7% este año, cuando en abril su pronóstico era del 6,6%, mientras que para el periodo 2018-2020 prevé un crecimiento del 6,4%, cuando en abril esperaba una expansión del 6,2% el año próximo.
"Las medidas de apoyo, especialmente la expansión del crédito y la inversión pública, han contribuido a que China mantenga su fuerte crecimiento", declaró el subdirector gerente del FMI, David Lipton, subrayando la necesidad de que China acometa profundas reformas para completar la transición desde su actual modelo de crecimiento apoyado en la inversión y la deuda.
En este sentido, el subdirector del FMI ha advertido de que, a pesar de que algunos riesgos a corto plazo han disminuido, "es necesario acelerar los progresos de las reformas" para garantizar la estabilidad a medio plazo y abordar el riesgo de que la actual trayectoria de la economía china pueda desembocar en un "ajuste brusco".
De este modo, la institución internacional recomienda a China acelerar el cambio desde la inversión hacia el consumo, acelerando el rol de las fuerzas del mercado en la economía, implementando políticas más sostenibles y abordando la situación de la deuda de las empresas chinas.
"China continúa transitando hacia un modelo de crecimiento más sostenible", señaló Lipton, quien afirmó que el éxito de China en esta transición "es vital para sus propios ciudadanos y para el resto del mundo".