Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI rebaja una décima el crecimiento de México en 2017 ante los riesgos de un mayor proteccionismo

Aprecia que la depreciación del peso no tendrá efectos secundarios en la economía
El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha revisado una décima a la baja, hasta el 2,2%, el crecimiento de la economía mexicana en 2017 ante el riesgo de un mayor nivel proteccionismo a nivel global, según el informe 'Artículo IV' de la institución, que mantiene el crecimiento previsto para 2016 en el 2,1%.
La junta directiva del FMI subraya que México continúa expuesto ante 'shocks' externos, que incluyen los riesgos de un mayor proteccionismo, dados sus fuertes vínculos financieros y comerciales con el resto del mundo, aunque no precisa si la elección de Donald Trump como presidente de los EEUU tendrá un impacto sobre la economía azteca.
Los técnicos de la institución presidida por Christine Lagarde, que finalizaron su informe sobre la economía mexicana el pasado 16 de noviembre, estiman que "no hay evidencias" de que la depreciación del peso, que ha perdido un 11% de su valor frente al dólar desde las elecciones en EEUU, vaya a tener "efectos secundarios" sobre la economía, ya que las previsiones de inflación a medio plazo se mantienen "bien ancladas".
"El principal motor de la actividad sigue siendo el consumo privado, respaldado por un aumento de las remesas y la mejora de las condiciones del mercado laboral", apreciaron los técnicos del FMI, que señalaron que la debilidad de la actividad industrial en EEUU provocó una menor demanda en las exportaciones de manufacturas mexicanas y una ralentización de las inversiones en maquinaria y bienes de equipo.
En cuanto a la evolución de los precios, el FMI prevé una inflación del 2,8% interanual en 2016 y del 3,4% en 2017, aunque matiza que se mantiene cercana a los objetivos del 3% interanual del Banco de México, que el pasado jueves subió los tipos de interés hasta el 5,25% para luchar con las presiones inflacionistas, lo que representa una subida acumulada de 2,15 puntos porcentuales desde noviembre de 2015.
Por otra parte, la junta directiva aplaudió el compromiso de las autoridades mexicanas para conseguir una consolidación fiscal, un aspecto "fundamental" para que la relación entre deuda pública y PIB se mantenga en una trayectoria descendente.
Asimismo, acogieron de buen grado la reestructuración de la petrolera estatal mexicana, PEMEX, para fortalecer su viabilidad financiera, "un elemento importante del plan de consolidación.
"En general, la junta instó a las autoridades a que aprovecharan las ganancias extraordinarias de los ingresos, incluidas las futuras transferencias de excedentes del Banco de México, para reducir el endeudamiento del sector público por debajo del objetivo", señalan los autores del informe.
Asimismo, el consejo de gobierno de la institución recomendó la supresión de los subsidios a la electricidad, protegiendo a los hogares vulnerables a través de programas específicos de asistencia social, mientras que a medio plazo abogan por que el Estado azteca incremente su nivel de ingresos fiscales para evitar una limitación de los gastos de capital.