Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI augura dos años de recesión para España y un déficit del 6,3% en 2013

Con caídas del PIB del 1,7% en 2012 y del 0,3% en 2013

España e Italia, las dos únicas grandes economías rezagadas en la recuperación prevista para 2013

El FMI pide replantear el ritmo de los ajustes para no agravar la situación económica

España permanecerá en recesión al menos durante este año y el próximo, según refleja la actualización de las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) publicada este martes y que augura el desplome de la actividad económica española en 2012, cuando el PIB sufrirá una contracción del 1,7%, mientras que en 2013 el retroceso previsto de la economía será del 0,3%. Además, ha empeorado drásticamente su previsión de déficit para el país en 2012 y 2013 hasta el 6,8% y el 6,3%, respectivamente.
De este modo, España sufre el mayor empeoramiento de las expectativas por parte del FMI, ya que las anteriores previsiones de la institución dirigida por Christine Lagarde contemplaban un crecimiento del 1,1% en 2012 y del 1,8% en 2013, convirtiéndose así junto a Italia en las únicas grandes economías rezagadas en la recuperación prevista por el FMI para 2013.
La rebaja de perspectivas para España se incluye en un amplio recorte de previsiones para la economía mundial, que crecerá apenas un 3,3% este año y un 3,9% el próximo, lo que supone respectivamente siete y seis décimas menos de lo previsto en octubre, y especialmente duro en el caso de la zona euro, que sufrirá una contracción del 0,5% en 2012, frente a la expansión del 1,1% prevista anteriormente, para crecer un 0,8% en 2013.
Asimismo, la institución ha actualizado su estimación sobre el déficit que ha registrado la economía española en 2011, elevándolo desde el 6,2% hasta el 8%, cifra que está en consonancia con la que prevé el Gobierno del Partido Popular surgido de las elecciones generales del 20 de noviembre.
De esta manera, el FMI cree que España se aleja aún más de los objetivos marcados para 2012, cuando debería alcanzar el 4,4%, y para 2013, año en el que el Pacto de Estabilidad y Crecimiento Europeo marca que debe cerrar en el 3%.
Entre los principales países de la eurozona, las nuevas perspectivas del FMI señalan que Alemania crecerá un 0,3% este año, un punto menos de lo estimado en octubre, y un 1,5% en 2013, mientras el PIB de Francia lo hará en un 0,2% y un 1%.
En el caso de Italia, el principal damnificado junto a España de esta esta actualización de previsiones, su economía se hundirá este año al registrar una contracción del PIB del 2,2%, frente a la expansión del 0,3% estimada en octubre, y seguirá en terreno recesivo en 2013, cuando retrocederá un 0,6%.
Más allá del bloque del euro, las nuevas previsiones del FMI auguran un crecimiento del 0,6% de Reino Unido en 2012, que pasará a ser del 2% el próximo año, mientras que en el caso de EEUU, la institución mantiene su pronóstico de una expansión del 1,8% este año, aunque rebaja tres décimas el de 2013, hasta el 2,2%.
En el caso de las economías emergentes, cuya pujanza también se verá lastrada en 2012 por el cotexto global de incertidumbre, el PIB agregado aumentará un 5,4% este año y un 5,9% el que viene, siete y seis décimas peor respectivamente que en las previsiones de octubre.
Así, la economía de China crecerá un 8,2% en 2012, frente al 9% previsto anteriormente, y un 8,8% en 2013, siete décimas menos, mientras que el PIB de la India se incrementará un 7% este año y un 7,3% el próximo.
Por su parte, la economía brasileña registrará un crecimiento del 3% en 2012, seis décimas menos de lo estimado en octubre, y del 4% en 2013, mientras que Rusia se expandirá un 3,3% este año y un 3,5% el próximo.
Consolidación y crecimiento
En su informe, el FMI asegura que continuar con los ajustes es necesario para la sostenibilidad de la deuda en el medio plazo, pero defiende que lo ideal es que sea realizado a un ritmo que respalde el crecimiento "adecuado" de la producción y el empleo.
"Dado el gran ajuste que ya está en marcha este año, los gobiernos deberían evitar responder a cualquier caída inesperada del crecimiento ajustando aún más sus políticas, y deberían en cambio permitir que operen los estabilizadores automáticos, siempre y cuando haya financiación disponible y lo permitan las dudas sobre la sostenibilidad", sugiere.
El fondo destaca que los déficits de muchas economías avanzadas se redujeron de forma significativa en 2011, lo que ha situado el recorte medio del déficit entre los países miembros del FMI en el 1%, al mismo tiempo que subraya que muchos países también tienen previsto llevar a cabo ajustes "significativos" este año.
Por ello, cree que aquellas economías con suficiente espacio fiscal, incluidas algunas de la eurozona, deberían reconsiderar el ritmo de ajustes en el corto plazo, al mismo tiempo que reclamó a Estados Unidos y Japón que clarifique sus estrategias para reducir el déficit en el medio plazo.
Asimismo, el FMI también incidió en la necesidad de que los ajustes estén respaldados por la disponibilidad de una financiación adecuada fuera de los mercados, como debe ocurrir en la eurozona, cuando la confianza del mercado tarde en responder las reformas.
"Un mayor ajuste durante una caída podría exacerbar más que aliviar las tensiones en los mercados a través de su impacto negativo en el crecimiento", añadió.