Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI se desdice y niega que vaya a comprar deuda de España e Italia

Imagen de archivo de Antonio Borges, director del Fondo Monetario Internacional (FMI) para EuropaEFE

Matiza que es necesaria otra estructura legal para que el Fondo pueda comprar deuda

El director del departamento europeo del Fondo Monetario Internacional (FMI), Antonio Borges, ha matizado sus declaraciones en las que apuntaba la posibilidad de que la institución adquiriera deuda soberana de España e Italia asegurando que esta opción no está incluida en las funciones del Fondo y requeriría "una estructura legal diferente"
"Permítanme aclarar algo sobre los comentarios que he hecho antes. El Fondo sólo puede prestar sus recursos a los países y no puede utilizar estos recursos para intervenir directamente en los mercados de bonos", explica Borges en un comunicado remitido por el FMI.
El responsable para Europa del FMI aclara que cualquier modalidad de préstamo alternativa a lo que usa el FMI actualmente requeriría una "estructura legal diferente y el uso de una fuente de financiación distinta", al mismo tiempo que incide en que no se han tratado estas cuestiones con sus miembros.
En esta misma línea, también remarca que el Fondo Monetario Internacional tampoco está contemplando cualquier intervención en el mercado junto al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF por sus siglas en inglés).
Asimismo, Borges recuerda que la institución que dirige Christine Lagarde ya está prestando dinero a varios países europeos que han solicitado su apoyo y aseguró que no tiene ninguna "petición adicional" de ayuda de otras economías del continente.
Previamente, en una rueda de prensa en Bruselas, Borges se había mostrado abierto a la posibilidad de que el FMI invierta, junto al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF por sus siglas en inglés), en la adquisición de deuda soberana de España e Italia para contribuir a la recuperación de la confianza de los inversores.