Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La troika advierte de que los riesgos para la economía española "siguen siendo elevados"

Mariano Rajoy durante la sesión de control en el CongresoEFE

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha asegurado que España cumple con las condiciones acordadas a cambio de la ayuda financiera para la recapitalización del sector bancario, pero ha instado a avanzar en las medidas acordadas, ya que los riesgos para la economía y para el sector financiero "siguen siendo elevados". Por su parte, la Comisión y el Banco Central Europeo (BCE) han resaltado que España ha cumplido prácticamente todas las condiciones exigidas a cambio del rescate bancario de hasta 100.000 millones de euros, pero han pedido al Gobierno que mantenga la "vigilancia" sobre la calidad de los activos de las entidades teniendo en cuenta la "adversa situación económica".

"Los riesgos para la economía y, por lo tanto, para el sector financiero siguen siendo elevados, dado que España continúa sometida a un complicado proceso de corrección de los grandes desequilibrios previos a la crisis", señala en un comunicado con motivo de la tercera misión de vigilancia del sector financiero español.
La misión del FMI, que visitó España entre los días 21 y 31 de mayo, considera que la implementación del programa acordado "sigue en marcha", y destaca que ya se han llevado a cabo actuaciones en la gran mayoría de las medidas especificadas en el Memorandum de Entendimiento según el calendario previsto.
Así, destaca especialmente que las medidas para recapitalizar parte del sector bancario y las transferencias de activos a la Sareb han dado un "importante impulso a la liquidez y a la solvencia del sistema". Además, subraya que la confianza de los mercados ha seguido mejorando desde la anterior misión, con la prima de riesgo "muy por debajo" de donde se situaba al inicio del programa.
Medidas a nivel nacional y europeo
Sin embargo, considera que son necesarias más medidas tanto a nivel nacional como europeo que podrían mitigar los riesgos actuales y acelerar el crecimiento económico. En concreto, a nivel nacional considera prioritaria una "continuada vigilancia proactiva" de la salud del sector financiero, acompañada por una "fuerte supervisión".
A este respecto, celebra la reciente definición por parte del Banco de España de los términos para clasificar los préstamos refinanciados y reestructurados, y asegura que una "rigurosa aplicación" de los mismos ayudaría a garantizar unas adecuadas provisiones por créditos fallidos.
Asimismo, añade que las iniciativas supervisoras para impulsar la solvencia de las entidades y reducir los riesgos deberían dar también prioridad a medidas que, mientras intentan mejorar la posición de capital de los bancos, no contribuyan a "exacerbar" una condiciones crediticias ya limitadas.
Por otro lado, cree que completar a tiempo las reformas iniciadas en el marco del rescate también apoyaría la estabilidad financiera. Entre ellas, menciona los cambios en los procedimientos de supervisión del Banco de España, teniendo en cuenta la creación del Mecanismo Único de Supervisión europeo, y la adopción de una reforma de las cajas de ahorros que establezca incentivos eficaces para que reduzcan de forma gradual su participación de control en bancos comerciales.
Desde un punto de vista europeo, la institución dirigida por Christine Lagarde, que volverá previsiblemente a España en el mes de septiembre para la cuarta revisión, reclama una implementación "oportuna" de la unión bancaria y garantizar el mantenimiento de una política monetaria suficientemente acomodaticia.
"Por el buen camino"
"El programa (para el sector bancario español) continua por el buen camino", subraya el informe de conclusiones de la misión de inspectores de la Comisión y el BCE que visitó Madrid del 21 al 31 de mayo. "El cumplimiento de las condiciones del memorándum de entendimiento casi se ha completado y se han realizado logros a la hora de reforzar el marco de gobernanza, regulación y supervisión del sector bancario" y la reestructuración de la banca se está produciendo de acuerdo con el calendario pactado, resalta.
Pese a estos resultados positivos, las instituciones europeas piden al Gobierno mantener "un control estrecho sobre el sistema para preservar la estabilización final de las instituciones de crédito". Ello es necesario debido a "la adversa situación económica, la continua necesidad de desapalancamiento del sector no financiero español y el ajuste en el mercado inmobiliario, que siguen afectando severamente a los volúmenes de crédito y a la calidad de los activos".
"La vigilancia se requiere para ayudar a garantizar que estas tendencias positivas en la estabilización del sector financiero español puedan mantenerse", insisten la Comisión y el BCE.
Por lo que se refiere a las medidas antidesahucio, los inspectores señalan que "la aplicación de la nueva ley sobre esta cuestión debe vigilarse para evaluar si el equilibrio entre las preocupaciones justificadas de los deudores hipotecarios y las preocupaciones imperativas de estabilidad financiera es apropiado o si se requieren ajustes para garantizar la estabilidad financiera".
Riesgos por el alto paro
Los inspectores alertan además de los "riesgos" para la situación económica y presupuestaria debido al alto paro, la contracción de la actividad, la elevada deuda privada y exterior y el rápido aumento de la deuda pública. Por eso, reclaman al Gobierno que cumpla las recomendaciones de política económica de Bruselas, en particular la consolidación fiscal "gradual" de acuerdo con el nuevo calendario y el refuerzo de la administración pública.
En todo caso, el informe constata que "los mercados financieros españoles se han estabilizado todavía más desde la última revisión, y el interés de los bonos soberanos y corporativos ha caído con una menor volatilidad". "En paralelo, la situación de liquidez del sector bancario español ha seguido mejorando. Ello ha permitido a los bancos españoles recuperar más acceso a la financiación de los mercados y reducido su dependencia de la financiación del banco central", apunta.
La próxima misión de la troika a Madrid tendrá lugar en septiembre.