Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

FCC lanza su 'macroemisión' de bonos de 1.350 millones a través de Aqualia

En el marco de la refinanciación del grueso de su deuda
FCC ha lanzado su anunciada 'macroemisión' de bonos por importe de 1.350 millones de euros a través de su filial del negocio del agua Aqualia.
El grupo controlado por Carlos Slim abrió en la tarde de este miércoles los libros de la colocación, que espera cerrar mañana, según informaron a Europa Press en fuentes del mercado.
La emisión se enmarca en el acuerdo de refinanciación del grueso de la deuda de la constructora, unos 3.300 millones de euros del pasivo total de 3.850 millones que actualmente soporta, que alcanzó el pasado mes de marzo con sus bancos.
La compañía también participada por Esther Koplowitz lanza la emisión toda vez que recientemente logró rating de 'investment grade' por parte de la agencia de calificación Fitch.
Los bonos se emitirán con un vencimiento de entre cinco y diez años. FCC destinará los recursos que levante con la operación a la amortización parcial de su deuda.
En concrero, con la refinanciación de deuda en la que se enmarca esta emisión, la compañía pretende reestructurar el saldo vivo del pasivo que refinanció en 2014, tanto el denominado 'tramo A', como lo que resta de pagar del 'tramo B' (unos 130 millones). Se trata de una deuda que vencía en 2018 y generaba un alto coste para la compañía.
El grupo reestructura el grueso de su deuda tras el destacado recorte acometido durante el pasado año. En concreto, durante 2016 redujo su pasivo en un 34,3% (en unos 1.880 millones de euros), de forma que a cierre del ejercicio se situaba en 3.595 millones, si bien se elevó a 3.850 millones al primer trimestre de este año.
HACIA LA RECUPERACIÓN DEL DIVIDENDO
A pesar de ello, y tras el saneamiento ya realizado en los últimos años, FCC mantiene la reducción de deuda y la optimización de su coste y su plazo como un objetivo prioritario, junto a la política de contención de gastos y costes, y el aumento de la eficiencia.
Además, la disminución del pasivo es uno de los factores, junto la vuelta a los beneficios y la generación de Ebitda, de los que depende que FCC pueda recuperar el pago de dividendos que suspendió en 2013.