Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exteriores envía un argumentario a sus 118 Embajadas para contrarrestar la "falacia" de Argentina

Denuncia que mientras habla de soberanía energética, el Gobierno ofrece a otras compañías explotar 'Vaca Muerta'

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha enviado un argumentario a sus 118 Embajadas con el fin de contrarrestar la "falacia" de la principal acusación con la que Argentina ha justificado la expropiación a Repsol de un 51 por ciento de YPF, bajo el argumento de que no ha invertido lo suficiente para aumentar la producción.
El departamento que dirige José Manuel García-Margallo ha remitido a todas y cada una de las legaciones españolas un documento de tres páginas --al que ha tenido acceso Europa Press-- que desmonta las principales acusaciones contra la compañía y deja en evidencia lo "ilegal y discriminatorio" de este proceso.
Exteriores ha ordenado a las Embajadas que presenten los datos y argumentos contenidos en el texto en los contactos que mantengan tanto con representantes de otros Gobiernos como con medios de comunicación, todo con el objetivo de unificar el mensaje del Estado sobre este caso.
Para echar por tierra la acusación del Gobierno argentino de que Repsol descuidó YPF, el Ministerio recuerda que el Ejecutivo argentino siempre ha sabido cuáles eran los proyectos de inversión de YPF, porque la compañía las comunicaba anualmente y el Ejecutivo de Cristina Fernández de Kirchner nunca se quejó hasta que conoció el descubrimiento del "colosal" yacimiento de Vaca Muerta.
En este sentido, el texto precisa que el Estado argentino mantiene una 'acción de oro' en YPF, de manera que ha aprobado todos y cada uno de los planes de inversión de la compañía.
España ve también "sorprendente" que al Gobierno argentino no le guste ahora el reparto de un 90 por ciento del beneficio entre los accionistas, pues ésa fue precisamente la condición que se acordó para permitir la entrada del grupo argentino Petersen en YPF, que no pagó a Repsol el valor real de las acciones que le compró.
REPSOL INVIRTIÓ MÁS DE LO QUE GANÓ
Exteriores pone de relieve en el argumentario cómo desde 2006 la cifra de inversiones de YPF (12.618 millones de dólares) ha sido "claramente superior a los resultados" (7.790 millones de dólares), mientras que en 2011 se registró un récord de inversión con 2.290 millones.
"La falacia de la acusación" de escasez de inversión por parte de Repsol-YPF queda en evidencia, según el Ministerio, por el solo dato de que explotando el 33 por ciento de las reservas de petróleo y gas, la empresa abastece el 60 por ciento del mercado argentino, es decir, que el resto de compañías del sector presentes en el país "invierten mucho menos o son mucho menos eficientes" que Repsol.
Otro de los argumentos que emplea Exteriores para negar que Repsol descuidara YPF se refiere al descubrimiento del yacimiento de Vaca Muerta. Si realmente Repsol-YPF no invirtió lo suficiente, ¿cómo pudo descubrirlo?.
VISIÓN A CORTO PLAZO
España, como Repsol, cree que el descubrimiento de Vaca Muerta ha podido ser el desencadenante del giro radical del Gobierno argentino frente a Repsol, compañía a la que elogiaba hasta hace bien poco.
En 2011 Argentina se vio obligada a importar petróleo, gas y electricidad pero sigue subvencionando el consumo interno de energía, lo que desincentiva las inversiones extranjeras y lastra las cuentas del Estado.
Con la expropiación a Repsol, el Estado recibirá directamente los beneficios de YPF, con lo que puede aliviar momentáneamente el esfuerzo que le supone no repercutir sobre los consumidores el coste real de la energía.
No obstante, España percibe una evidente contradicción entre las afirmaciones del Gobierno argentino que justifican la expropiación a Repsol en el deseo del pueblo de recuperar la soberanía energética y los contactos del Ejecutivo de Cristina Fernández de Kirchner con otras compañías para ofrecerles explotar el yacimiento de Vaca Muerta.
Exteriores también ha pedido a las Embajadas que incidan en lo ilegal y discriminatorio de la medida argentina. Ilegal porque no se ajusta a los compromisos asumidos por Argentina cuando se privatizó YPF además de violar el acuerdo bilateral entre España y Argentina para la protección recíproca de las inversiones y discriminatoria porque se expropia solo las acciones de Repsol, y no la de otras empresas presentes en el capital de YPF.