Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos de PWC mejoran su optimismo y prevén un alza del PIB del 3% este año y del 2,6% en 2017

Expertos, directivos y empresarios han redoblado su optimismo sobre la evolución de la economía española por el "fuerte tirón" del consumo y del empleo, y sitúan el alza del PIB en el 3% este año y en el 2,6% en 2017, lo que supone dos décimas menos y una décima más, respectivamente, que las previsiones del Gobierno.
Así se desprende del Consenso Económico de PwC, correspondiente al cuarto trimestre del año, que señala que el 65,4% de los encuestados califica como bueno el momento coyuntural de la economía española -casi veinte puntos más que en el consenso anterior- y un 60,9% estima que en el próximo trimestre va a ir igual o mejor.
Esta mejora del optimismo de los expertos, directivos y empresarios se explica por las buenas perspectivas sobre el comportamiento del consumo, del empleo, de las exportaciones, y el fin de la incertidumbre política, según refleja la encuesta, realizada entre el 1 y el 24 de noviembre, justo después de investidura del presidente del Gobierno.
Además, se observa cómo las previsiones sobre la evolución del gasto de las familias continúan al alza. El 44% de los panelistas (ocho puntos más) asegura que el consumo de la familias va a seguir creciendo y aumenta del 34,6% al 50,9% el porcentaje de los que piensan que la demanda de vivienda va a aumentar en los próximos seis meses.
A su vez, las expectativas sobre el comportamiento del empleo vuelven a mejorar, casi 12 puntos, sobre el consenso anterior, ya que el 55,6% afirma que la creación de puestos de trabajo aumentará, al tiempo que las exportaciones y la inversión productiva de las empresas también seguirán subiendo para el 56,6% y el 40,7% de los expertos, respectivamente.
Con todo, la media de las opiniones de los panelistas sitúa al crecimiento de la economía española en el 3% en 2016 y en el 2,6% para 2017.
Asimismo, la inflación subirá ligeramente en los próximos doce meses. El 78% de los panelistas asegura que se mantendrá por debajo del 1% en junio de 21017 y un 45% que, en diciembre de ese mismo año, se situará entre el 1% y el 1,5%.
Tanto el precio del dinero -seguirá en el 0% para el 66% de los expertos- como el tipo de cambio euro/dólar -se situará entre el 1 y 1,1- no experimentarán cambios significativos.
PREOCUPACIONES EXTERNAS
En este contexto, el consenso de PWC considera que las principales preocupaciones para la economía española en el corto plazo pueden venir por la situación de la economía mundial y, en particular, por la evolución de la actividad en Estados Unidos, Japón, China y en el resto de la UE.
La opinión de los expertos, empresarios y directivos sobre la economía en Estados Unidos no mejora en este consenso, ya que caen del 53% al 40% los que piensan que en junio de 2017 irá mejor y aumentan los que estiman que seguirá igual (45,8%).
Las elecciones en Estados Unidos ha tenido un impacto negativo en la opinión de los expertos sobre la evolución de la coyuntura internacional. Las previsiones de los panelistas que respondieron después de los comicios (el 45% del total) son sensiblemente más pesimistas tanto cuando se les pregunta específicamente por el país norteamericano -pasan de 50% al 29% los que piensan que irá mejor-, como sobre la economía mundial -bajan del 32% al 2o%-.
LOS OBSTÁCULOS PARA LA REINDUSTRIALIZACIÓN DE ESPAÑA
Por otra parte, el consenso incluye un monográfico sobre la industria 4.0, en el que se pregunta a los expertos, directivos y empresarios sobre si España está preparada para afrontar un proceso de reindustrialización.
Así, constata que la falta de una formación adecuada y el desconocimiento de las posibilidades de lo digital son los principales obstáculos para el desarrollo de la Industria 4.0 en España.
Para el 56,7% de los panelistas, las nuevas posibilidades de la digitalización coloca a la industria española en una encrucijada histórica y, según el 74,3%, casi cualquier segmento de actividad, incluso los más tradicionales, pueden beneficiarse de las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías digitales.
La principal razón por la que las empresas españolas van por detrás de las del resto del mundo en materia de digitalización es, para más del 60% de los encuestados, la falta de una formación adecuada, tanto en el ámbito de la formación ocupacional (FP, media, superior, dual y continua) como en la base de nuestro sistema educativo (ESO, bachillerato y Universidad).
De hecho, el 74% asegura que sin una reforma de la formación en las materias de ciencia, tecnología y técnica, España no logrará avanzar de forma suficiente hacia la Industria 4.0. Además, el 53,6% de los panelistas cree que las compañías españolas desconocen las oportunidades que ofrece la digitalización y el 43% estima que el sector empresarial español tiene poca capacidad de cambio.
En cuanto al papel de las administraciones públicas a la hora de impulsar la Industria 4.0, los expertos, directivos y empresarios coinciden, en un 64,9%, en que los recursos que las instituciones ponen a disposición de los proyectos de digitalización son mucho más abundantes fuera de España.
Un 63,9% asegura que otros países con mayor tradición, como Alemania, han sido pioneros a la hora de impulsar políticas para impulsar la digitalización entre sus empresas. El apoyo económico de las administraciones públicas (Gobierno, comunidades autónomas y ayuntamientos) ha sido poco relevante para una mayoría de los panelistas.