Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE negocia con la banca el porcentaje de impago de la deuda de Grecia

Los líderes de la UE piden a la banca que se recapitalice antes de junio

El Eurogrupo pedirá a España que siga adelante con las reformas

La Unión Europea sigue negociando con la banca el porcentaje de pérdidas que las entidades deberán asumir sobre la deuda griega que tienen en su balance, según han informado fuentes europeas. Los bancos se resisten a aceptar la quita de alrededor del 50% que piden los líderes europeos. Además, la Eurozona pedirá a España que siga adelante con las reformas en marcha para reducir el déficit e impulsar el crecimiento, pero no reclamarán nuevas medidas de ajuste antes de las elecciones del 20 de noviembre y, por otra parte, ha pedido a los grandes bancos de la UE que se recapitalicen antes del 30 de junio de 2012 hasta lograr un ratio de capital de calidad del 9% con el objetivo de que puedan resistir a la crisis de deuda y recuperar la confianza de los mercados.
Las negociaciones las está llevando a cabo Vitorio Grilli, presidente del Comité Económico y Financiero, el órgano que agrupa a los viceministros de Economía de la UE, en nombre de los países de la eurozona, según fuentes diplomáticas. En las últimas horas se ha especulado con la posibilidad de que sean la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, los que asuman la negociación a lo largo de la noche.
Por parte de la banca, la negociación la llevan representantes del Instituto Internacional de Finanzas, que agrupa a las principales entidades del mundo. Los banqueros se encuentran en Bruselas pero no en el edificio donde se reúnen los líderes, según las fuentes consultadas.
El diálogo es imprescindible porque los líderes europeos quieren que la contribución de la banca al segundo rescate griego sea voluntaria. Una reestructuración forzada desencadenaría los seguros de impago de la deuda (CDS, por sus siglas en inglés), algo que la UE quiere evitar a toda costa.
Hasta que no se conozca el porcentaje de la quita griega no se puede avanzar en los otros dos pilares del plan para combatir la crisis de deuda: no es posible determinar exactamente el capital que necesitará la banca ni la potencia del fondo de rescate. Por ello todo apunta que los detalles del plan se retrasarán de nuevo a reuniones posteriores.
Que España continúe su rumbo
En el proyecto de conclusiones de la cumbre del Eurogrupo figura una referencia a España en la que los líderes europeos ya no presionan al Gobierno para adoptar más recortes, como en borradores anteriores, sino que se limitan a pedir "que siga adelante con las reformas en marcha", según han informado fuentes europeas.
En contraste, los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona sí mantendrán la presión sobre Italia para que concrete y ponga en marcha cuanto antes más ajustes. De hecho, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ha dicho a la entrada de la reunión que "es una obligación que haya reformas estructurales considerables en Italia".
En las últimas horas, el foco se ha alejado de España, gracias en parte al apoyo expreso del presidente francés, Nicolas Sarkozy, que dijo el domingo que España "ya no está en primera línea" de la crisis . "España e Italia ya no están en el mismo saco. El presidente Zapatero ha emprendido las reformas que prometió a sus socios, mientras que Berlusconi ha prometido cosas que luego no ha hecho", explica un alto funcionario de la UE.
En todo caso, la Comisión Europea pidió este lunes a España estar "vigilante" para tomar nuevas medidas de ajuste si se detectan nuevos desvíos respecto al objetivo de reducir el déficit público al 6% del PIB este año, aunque dejó claro que las autoridades españolas ya han hecho recortes suficientes para respetar este objetivo.
La banca debe recapitalizarse antes de junio
Las entidades deben alcanzar el ratio de capital del 9% tras valorar a precio de mercado la deuda pública que tienen en su cartera con precios a 30 de septiembre de 2011. En el caso de España, eso supondría una depreciación de menos del 2% en sus bonos soberanos, según dijo el sábado la vicepresidenta Económica, Elena Salgado.
No obstante, los líderes europeos han eludido concretar cuánto capital necesitarán estos bancos sistémicos. El ministro de Finanzas polaco, Jacek Rostowski, ha dicho que la cifra dependerá del porcentaje de pérdidas que deban asumir sobre los bonos griegos, algo que todavía tiene que pactarse en la cumbre del Eurogrupo, y "será anunciada en su momento por la Autoridad Bancaria Europa (EBA, por sus siglas en inglés) y no aquí en la cumbre".
La EBA ha calculado unas necesidades de capital de alrededor de 100.000 millones de euros, según diversas fuentes, frente a los 200.000 millones que estima el Fondo Monetario Internacional.
Para alcanzar el umbral exigido, "los bancos deben usar primero fuentes privadas de capital, incluyendo la reestructuración y conversión de instrumentos de deuda en capital". " Si es necesario, los Gobiernos nacionales deben prestar ayuda, y si este apoyo no está disponible, la recapitalización deberá financiarse vía un préstamo del fondo europeo de estabilidad financiera", destacan las conclusiones.
Los líderes europeos reclaman a los supervisores nacionales que garanticen que "los planes de los bancos para reforzar su capital no lleven a un excesivo desapalancamiento o a una presión indebida sobre la deuda soberana y que se mantenga el flujo de crédito a la economía real".
La recapitalización afectará sólo a las grandes entidades de la UE consideradas sistémicas. En el caso de España, se trata del Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Popular.
El Gobierno español ha repetido que confía en que las entidades bancarias españolas que puedan necesitar más capital logren los fondos necesarios a través del mercado privado y ha descartado que puedan necesitar fondos públicos.