Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Eurogrupo acuerda desbloquear la ayuda urgente de 8.000 millones para Grecia

No podrán ampliar el fondo de rescate, insuficiente para ayudar a Italia y España

Obama presiona a Europa para que apruebe medidas de urgencia

Los ministros de Economía de la eurozona han acordado este martes desbloquear la ayuda urgente de 8.000 millones de euros que Grecia necesita para no suspender pagos las próximas semanas, según han confirmado fuentes comunitarias. España aportará alrededor de 750 millones de esta asistencia. Por otra parte, y pese a que Barack Obama ha instado a los líderes europeos a aprobar medidas con urgencia para frenar la crisis de mercados, los ministros de Economía han admitido que no podrán reforzar el fondo de rescate para países endeudados hasta alcanzar un billón de euros y se quedarán en la mitad de esta cantidad y que necesitarán ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Central Europeo (BCE) para contener la crisis de deuda.
Los fondos correspondientes al sexto tramo del primer rescate de 110.000 millones de euros que se aprobó en mayo de 2010 se han descongelado después de que los líderes de los principales partidos políticos griegos -incluido el conservador Antonis Samaras, que inicialmente se resistía- hayan garantizado por escrito a la UE que cumplirán el plan de ajuste que debe aplicar Atenas a cambio de la ayuda.
El Eurogrupo ya había autorizado a finales de octubre el pago de los 8.000 millones, pero decidió congelar su desembolso el 2 de noviembre después de que el ex primer ministro, George Papandreu, anunciara por sorpresa su intención de convocar un referéndum sobre el rescate.
En aquel momento, justo antes del inicio de la cumbre del G-20 en Cannes, el presidente francés, Nicolás Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, amenazaron a Grecia con la salida del euro.
Tras la retirada del referéndum y la formación de un Gobierno de unidad nacional dirigido por Lucas Papademos, el Eurogrupo exigió una garantía escrita para asegurarse de que los recortes se pondrán en marcha gane quien gane las elecciones anticipadas previstas el año que viene .
El viceprimer ministro heleno y responsable de Finanzas, Evangelos Venizelos, ha sostenido a la entrada de la reunión que Grecia ha cumplido todas las "condiciones necesarias" para recibir la ayuda urgente.
"Tenemos el necesario consenso político, tenemos la necesaria unidad nacional y también el compromiso nacional y la determinación de seguir avanzando", ha dicho Venizelos a la entrada de la reunión de ministros de Economía de la eurozona.
El Eurogrupo debe ultimar ahora el segundo rescate para Grecia, que incluye otros 130.000 millones de euros de ayudas de la UE y el FMI y una quita del 50% en los bonos griegos en manos de inversores privados. El objetivo es que la deuda griega se rebaje hasta el 120% del PIB en 2020.
Imposible ampliar el fondo de rescate
Ampliar el fondo de rescate hasta un billón de euros fue el objetivo que se marcaron los líderes europeos en la cumbre del Eurogrupo del 26 de octubre. El objetivo de esta medida era construir un cortafuegos eficaz que frenara el contagio de la crisis de deuda a Italia y España. Los mandatarios pretendían lograr este refuerzo mediante el apalancamiento, sin aumentar las garantías que aportan los Estados miembros.
"Será muy difícil alcanzar algo alrededor de 1 billón de euros, quizá (se logre) la mitad", ha dicho el ministro holandés de Finanzas, Jan Kees de Jager, a la entrada de la reunión del Eurogrupo. "Así que estamos buscando en otras partes y, en opinión de Países Bajos, tenemos que mirar al FMI y estar dispuestos, tanto los países europeos como los no europeos, a aumentar los recursos del FMI para que pueda intervenir más", ha defendido.
"Será muy difícil alcanzar, dado el cambio en las circunstancias del mercado, el objetivo inicial de apalancamiento", ha indicado por su parte el ministro de Finanzas de Luxemburgo, Luc Frieden.
"Creo que el fondo por sí solo no será capaz de resolver todos los problemas. Tenemos que hacerlo junto al FMI y el BCE, en el marco de su independencia", ha agregado Frieden.
Al ser preguntado por la posibilidad de que el BCE preste al FMI, el ministro de Finanzas belga, Didier Reynders ha señalado que "el BCE es una institución independiente, así que pondremos sobre la mesa algunas propuestas y después le corresponde al BCE tomar la decisión".
Por su parte, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, ha defendido que no se fije una cuantía máxima para el fondo de rescate por considerar que ello alimentaría la especulación de los mercados. Salgado ha sostenido además que España no necesitará avales del fondo de rescate para sus emisiones de deuda porque sigue financiándose "razonablemente bien, dadas las circunstancias".
"Poner límites cuantitativos tan estrictos hace siempre que los mercados apuesten contra esos límites. Yo creo que es mejor no establecer un límite y decir simplemente que debe ser lo mayor posible", ha sostenido Salgado, y ha resaltado además que la dotación "depende también de los inversores privados".
El único ministro que se ha mostrado optimista sobre la posibilidad de alcanzar un billón de euros ha sido el francés François Baroin. "Es el objetivo, forma parte de los elementos del acuerdo a nivel de jefes de Estado y de Gobierno, así que debemos trabajar sobre ello", ha dicho.
El fondo de rescate sólo tiene disponibles en la actualidad 250.000 millones de euros, porque el resto ya se ha comprometido para Portugal, Irlanda y el segundo rescate de Grecia. Todos los analistas consideran que esta cantidad es insuficiente para ayudar a Italia y España.
Toque de atención
En este difícil contexto, desde Estados Unidos, Barack Obama ha dado un toque de atención y ha instado a los líderes europeos para que aprueben medidas con urgencia para frenar la crisis de los mercados.
En una mini-cumbre entre EEUU y la UE el presidente Obama ha elogiado la determinación europea contra la crisis y ha dicho que su país está dispuesto a ayudar "tenemos un interés en su éxito y vamos a seguir trabajando de manera constructiva para tratar de resolver este problema". A su vez, el presidente de EEUU ha pedido contundencia a Europa en sus reformas.