Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Eurogrupo aboga por una política fiscal neutral frente al estímulo de 50.000 millones que defiende Brusela

Los ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona (Eurogrupo) han abogado este lunes por mantener una política fiscal neutral, basada en un equilibrio entre la sostenibilidad de las finanzas públicas y las inversiones destinadas a fortalecer la recuperación, frente al estímulo de 50.000 millones propuesto por Bruselas para el conjunto de la zona euro en 2017.
"Hemos acordado hoy que la posición fiscal debe lograr un equilibrio entre el apoyo económico y la sostenibilidad presupuestaria, en línea con los requisitos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento", ha explicado en rueda de prensa el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.
"Tenemos que ser conscientes de la necesidad de apoyar una recuperación que es frágil", ha añadido el holandés, para después afirmar que los países que puedan pueden, si lo deciden, hacer uso de su "posición presupuestaria favorable" para "fortalecer su demanda doméstica y su crecimiento potencial".
Bruselas defendió hace unas semanas la necesidad de dar paso a una posición fiscal conjunta de la Eurozona más expansiva para impulsar la recuperación. Para ello propuso a los socios del euro con "espacio fiscal" que aprobasen inversiones que permitan alcanzar en 2017 un estímulo fiscal conjunto del 0,5% del PIB, equivalente a unos 50.000 millones.
No obstante, la declaración aprobada por los ministros, el Eurogrupo "toma nota" de la propuesta de la Comisión Europea, pero recuerda al mismo tiempo que en julio ya concluyó que una posición fiscal agregada neutra en 2017 es "el equilibrio adecuado".
"El Eurogrupo subraya hoy la importancia de un equilibrio adecuado entre la necesidad de asegurar la sostenibilidad presupuestaria y la necesidad de apoyar las inversiones para fortalecer la frágil recuperación", aboga el texto aprobado por los ministros.
Dijsselbloem ha subrayado en la comparecencia de prensa que en estos momentos sólo Alemania, Países Bajos y Luxemburgo cuentan con "espacio fiscal" para adoptar una política fiscal más expansiva y que con el paso del tiempo se unirán otros países del euro.
El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici ha afirmado compartir el enfoque explicado por Dijsselbloem. "Cuando dice que es un enfoque de transición y que estamos saliendo de la austeridad hacia unas políticas pro crecimiento, estoy de acuerdo", ha opinado.
El socialdemócrata francés ha explicado que Bruselas propuso un estímulo fiscal agregado de 50.000 millones porque la recuperación económica aún es "frágil", el desempleo es todavía "demasiado elevado" y existen "muchas desigualdades e incertidumbre global".
"Nos parece que está en línea con lo que defiende instituciones internacionales como el FMI y la OCDE", ha enfatizado Moscovici, antes de señalar que el debate ha sido "franco pero constructivo". "El hecho de que haya sido debatido en detalle es por sí mismo celebrado por nosotros", ha afirmado.