Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Eurogrupo aprueba un tramo de 6.800 millones del rescate de Grecia

Ayuntamientos y policía local en huelga contra el acuerdo con la TroikaEFE

Los ministros de Economía de la eurozona han acordado este lunes desbloquear un tramo de 6.800 millones del rescate de Grecia que se pagará en varias porciones para garantizar que el Gobierno de Atenas recupera el retraso acumulado en su plan de ajustes.

"El Eurogrupo ha dejado muy claro que en muchas áreas necesitamos ver una aplicación más determinada de las medidas necesarias para impulsar la competitividad y la inversión y acelerar la recuperación", ha dicho el vicepresidente y responsable de la Comisión, Olli Rehn.
"Es el momento de acelerar el impulso reformista en Grecia para apoyar el retorno de la confianza", ha insistido.
En julio, Grecia recibirá una primera porción de 4.000 millones de euros. De ellos, 2.500 millones los aportará el fondo de rescate de la UE y 1.500 millones los bancos centrales del eurosistema de sus beneficios de la compra de bonos helenos.
Pero el desembolso está supeditado a que antes del 19 de julio, el Gobierno de Atenas ponga en marcha dos medidas atrasadas, según ha explicado el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem: el envío de 12.500 funcionarios a un fondo de movilidad, primer paso para su despido; y la reforma de la legislación sobre el impuesto de la renta.
En agosto, el Fondo Monetario Internacional pagará otros 1.800 millones, según ha confirmado su directora gerente, Christine Lagarde.
La última porción de 1.000 millones de la ayuda (500 de la eurozona y 500 de los bancos centrales) se desembolsará en octubre si Atenas ha cumplido todas las exigencias. En particular, los objetivos de privatizaciones, el pago de atrasos a proveedores y la reforma de la administración pública.
El acuerdo ha sido posible tras el principio de acuerdo alcanzado este lunes por los inspectores de la troika -formada por la Comisión, el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI- y el Gobierno de Atenas sobre la nueva ronda de ajustes.
La troika ha concluido que Grecia sigue realizando "importantes progresos" en el cumplimiento de las condiciones impuestas por la UE a cambio del rescate, pero admite que "la aplicación está retrasada en algunas áreas". La troika espera "un retorno gradual al crecimiento en 2014" en Grecia, aunque admite que estas previsiones son "inciertas".
Las autoridades griegas se han comprometido a adoptar "medidas correctivas" para garantizar el cumplimiento de los objetivos de déficit para 2013 y 2014 y alcanzar un equilibrio primario (descontando el pago de intereses de la deuda) este año. Las medidas incluyen "pasos concretos" para controlar el gasto sanitario, según el comunicado de la troika.
Además, Grecia está reformando el impuesto sobre la renta y las tasas sobre la propiedad, así como el código de procedimiento fiscal y está reforzando la eficacia de las administraciones. Las autoridades helenas se ha comprometido a acelerar la reforma de la administración y a cumplir los objetivos de reducción de funcionarios, que van retrasados, de aquí a final de año.
La recapitalización del sector bancario está casi completada y el Gobierno de Atenas se ha comprometido a adoptar más pasos para salvaguardar la estabilidad financiera, entre ellos vender dos bancos puente y completar la estrategia de un sistema bancario basado en cuatro pilares.
Los inspectores de la troika también han discutido con las autoridades helenas la posibilidad de poner en marcha programas de empleo y formación financiados con ayudas de la UE, así como un programa de atención sanitaria primaria para los que no cuentan con seguro.
El Gobierno está preparando toda la legislación necesaria para poner en marcha estas exigencias y la presentará en breve al Parlamento y al consejo de ministros.
La troika no autoriza de momento introducir de forma temporal una reducción del IVA en restaurantes y catering, tal y como reclama el Gobierno griego, pero reconoce la "importancia" de esta cuestión y seguirá discutiendo con las autoridades helenas.