Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Eurogrupo busca completar el acuerdo del mecanismo de liquidación de bancos

Luis de GuindosEFE

Los ministros de Economía de la eurozona buscarán completar el principio de acuerdo alcanzado la semana pasada para crear un mecanismo único de liquidación de bancos en crisis, segunda pieza de la unión bancaria, cuyo objetivo es acabar con la fragmentación financiera en la eurozona. El compromiso responde a las exigencias de Berlín, que rechaza pagar por los problemas de la banca de otros Estados miembros, y por ello retrasa 11 años la creación de un fondo único para financiar quiebras y reestructuraciones, que se pondrá en marcha mediante un Tratado intergubernamental.

El pacto ya ha sido criticado por el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, por establecer un sistema de toma de decisiones demasiado complicado para situaciones de emergencia y por su financiación inadecuada. También la Eurocámara denuncia que el fondo único se quiera crear al margen de la legislación comunitaria.
Tras el Eurogrupo de este martes, se reunirán el miércoles todos los ministros de Economía de la UE. El objetivo es cerrar el texto jurídico de manera que pueda ser ratificado por los líderes europeos en la cumbre del 19 y 20 de diciembre. Se cumplirán así los plazos previstos y quedará tiempo para negociar con la Eurocámara antes del fin de la legislatura.
El principio de acuerdo cuenta con el respaldo total de los cinco grandes países de la eurozona -Alemania, Francia, Italia, España y Holanda-, según ha explicado el ministro de Economía, Luis de Guindos. Lo que queda pendiente es responder a las últimas reticencias de los países pequeños y cerrar todos los detalles.
El principio de acuerdo alcanzado por el Ecofin se caracteriza por una gran complejidad. Las decisiones sobre el cierre de un banco serán preparadas por un consejo de resolución, en el que estarán representados los Estados miembros, aunque todavía no se ha decidido el reparto de poder. Aunque formalmente se designa a la Comisión como autoridad de liquidación, ésta se limitará a ratificar las decisiones del consejo de supervisión. Si no está de acuerdo, la decisión se elevará al Consejo, donde están representados los Veintiocho, que tendrán la última palabra, como quería Berlín.
El nuevo mecanismo de resolución, que empezará a funcionar en 2015, cubrirá directamente sólo a los 130 mayores bancos de la eurozona supervisados por el banco central europeo y no a todos como proponía Bruselas. Las autoridades nacionales de resolución serán responsables de planificar la resolución y la supervisión de los bancos más pequeños, como reclama Alemania, que pretende dejar fuera a sus cajas de ahorro.
En cuando al fondo de liquidación, que se financiará con aportaciones de la banca, en una primera fase estará formado por compartimentos nacionales, lo que significa que cada país deberá pagar por las pérdidas de su sistema financiero. El fondo se irá mutualizando progresivamente durante un periodo de 10 años, a un ritmo del 10% al año. Los compartimentos nacionales sólo desaparecerán el decimoprimer año.