Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Eurogrupo pide en tono "muy crítico" a Grecia que "acelere" su plan de reformas

Los ministros de Economía de la eurozona han pedido este viernes en un tono "muy crítico" al ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, que "acelere" las negociaciones con la troika sobre el plan de reformas completo que le exige la UE a cambio de desbloquear un tramo de ayuda urgente del rescate porque "el tiempo se acaba".

"Seré bastante franco: ha sido una discusión muy crítica", ha dicho el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, en rueda de prensa al término de la reunión informal de Riga al ser preguntado por si los ministros habían censurado a Varoufakis por la falta de progresos en las negociaciones.
"Esperábamos escuchar resultados positivos y un acuerdo sobre el que decidir, y todavía estamos muy lejos de eso. Así que sí, fue una discusión muy crítica y hubo una gran sensación de urgencia en la habitación", ha resaltado Dijsselbloem.
Por su parte, el ministro de Economía, Luis de Guindos, se ha hecho eco de la "frustración" que las tácticas negociadoras del nuevo Gobierno heleno de Syriza han provocado en las instituciones de la troika y ha dicho que durante la reunión los ministros han puesto de manifiesto sus "dudas", "incertidumbres" y "sentido de urgencia".
"Ha sido un toque de atención importante al Gobierno griego de que esto hay que plantearlo, tanto desde el punto de vista de contenidos como desde el punto de vista de formas, de un modo distinto", ha señalado Guindos. A su juicio, Varoufakis "se ha dado cuenta del mensaje". "Hoy todos hemos sido muy claros. No creo que tenga la más mínima duda de lo que le estamos pidiendo", ha señalado.
Ya a la entrada de la reunión, algunos ministros como los de Eslovaquia, Austria o Lituania habían expresado en público su frustración por la falta de avances en el diálogo con Grecia.
"Todos somos conscientes de que el tiempo se acaba, se ha perdido demasiado tiempo en los últimos meses y está claro que estas discusiones deben lograr muchos más progresos", ha insistido Dijsselbloem, que ha dejado claro que "la responsabilidad recae principalmente en las autoridades griegas". El jefe del Eurogrupo ha señalado que no se desembolsará a Grecia ni un euro del último tramo de 7.200 millones de euros del rescate hasta que haya un acuerdo sobre el plan completo de reformas y que no habrá pagos parciales.
Por su parte, el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, ha dicho que los avances en las negociaciones con Grecia son "limitados" e "insuficientes" y que las posiciones siguen estando "demasiado alejadas" en varios puntos. "Nuestro mensaje de hoy es muy claro, hay que acelerar: acelerar desde hoy, acelerar desde este fin de semana, acelerar constantemente. Hay que intensificar los esfuerzos porque no hay otra opción si queremos alcanzar el objetivo que compartimos de una Grecia estable, próspera y anclada en la eurozona", ha insistido Moscovici.
El BCE avisa de riesgo de fuga de depósitos
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha avisado de que la actual volatilidad y la creciente fuga de depósitos podría obligarle a endurecer el acceso de la banca griega a la línea de liquidez de emergencia (ELA, por sus siglas en inglés), aplicando un mayor descuento al colateral que deben entregar las entidades a cambio de recibir los fondos.
"La ELA continuará mientras los bancos griegos sean solventes y tengan colateral adecuado", ha dicho Draghi, que ha destacado que "la fragilidad de la actual situación", la "continua fuga de depósitos" y el aumento de los intereses que debe pagar la deuda griega "destruyen" este colateral. "El tiempo se está acabando y la velocidad es esencial", ha coincidido el presidente del BCE, que se ha mostrado dispuesto a flexibilizar los objetivos presupuestarios que se exigen a Atenas pero siempre que haga las reformas necesarias.
Desacuero en pensiones, deshaucios y ajuste fiscal
El ministro de Finanzas griego se ha mostrado de acuerdo con sus socios en la necesidad de acelerar las negociaciones y ha sostenido en que ya se han producido "convergencias" entre la troika y Atenas por lo que se refiere a privatizaciones, reforma judicial o creación de una Agencia Tributaria "independiente". Pero ha admitido que persisten diferencias en cuestiones como las pensiones, la paralización de los desahucios o el ajuste fiscal.
"Si hay una forma de hacer este proceso más eficaz y menos difícil, estamos abiertos a sugerencias", ha asegurado Varoufakis, que no obstante ha rechazado la vuelta de las misiones de la troika a Atenas. "El viejo proceso de la troika era hostil tanto a las reformas como para los acuerdos. No vamos a volver a esto, aunque estamos abiertos a cualquier propuesta que acelere las negociaciones", ha avisado.
Tras este intercambio de acusaciones, el Eurogrupo ha sido incapaz de acordar cómo podrían acelerarse las negociaciones y lo ha dejado en manos de la troika, según fuentes europeas. Tampoco se ha fijado un nuevo plazo para llegar a un acuerdo, aunque Guindos ha mencionado la próxima reunión prevista para el 11 de mayo. El ministro esloveno ha reclamado incluso un 'plan B' por si hay un impago griego.
Las negociaciones entre Grecia y sus acreedores apenas han avanzado desde el acuerdo del 20 de febrero para prorrogar cuatro meses el rescate debido a la resistencia del Gobierno de Syriza a la presencia de la troika en Atenas para examinar el estado de las cuentas helenas y a las fuertes discrepancias sobre las reformas necesarias en aspectos como el mercado laboral, las pensiones o la subida del IVA.