Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Eurogrupo y FMI intentarán hoy acercar sus posturas sobre la deuda griega para desbloquear el rescate

Los ministros de Finanzas y Economía de la eurozona (Eurogrupo) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) tratarán este jueves de lograr un acuerdo sobre la sostenibilidad de la deuda pública de Grecia que desbloquee el siguiente desembolso para Atenas y permita al país hacer frente a los próximos vencimientos, de casi 7.000 millones, en julio.
Los titulares de Economía de la zona euro y el organismo internacional retomarán en Luxemburgo sus conversaciones tras su último encuentro, que tuvo lugar el pasado 22 de mayo y que se saldó sin un acuerdo al respecto. En la reunión participará el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos.
La conclusión de la segunda revisión del rescate y el desbloqueo del siguiente desembolso depende de dos factores. En primer lugar, los ministros deben certificar que Atenas ha aprobado las reformas que habían sido pactadas de forma correcta y en línea con el acuerdo alcanzado a primeros de mayo.
En concreto, el paquete de 140 reformas que se exigía al gobierno liderado por Alexis Tsipras incluye medidas que equivalen al 4% del PIB heleno. Las dos más importantes son un recorte de las pensiones a partir de 2019 y una reducción del mínimo exento del impuesto sobre la renta a partir de 2020.
La Comisión Europea reiteró el jueves pasado que Atenas "está cumpliendo con sus compromisos", tanto con respecto a la aprobación de reformas estructurales como en relación a los resultados fiscales, según explicó el vicepresidente del Ejecutivo comunitario, Valdis Dombrovskis, que además insistió en que "es el momento de avanzar con el siguiente desembolso".
En segundo lugar, las instituciones europeas y el FMI deben lograr una opinión compartida sobre la sostenibilidad de la deuda pública griega que convenza al FMI para participar de forma completa en el rescate. El organismo dirigido por Christine Lagarde sigue opinando que la deuda helena es insostenible y pide una mayor concreción en las medidas para reestructurar la deuda que se aplicarán una vez finalizado el programa, en 2018.
Por tanto, las conversaciones entre las instituciones comunitarias y el FMI se centrarán en encontrar una "completa convergencia" en aquellos aspectos que "conducen a una apreciación en gran medida coincidente" sobre la sostenibilidad de la deuda helena, según ha señalado un alto funcionario de Eurogrupo.