Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Eurogrupo y FMI son incapaces de lograr un acuerdo sobre el alivio de la deuda pública griega

Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (Eurogrupo) y el Fondo Monetario Internacional no han sido capaces de lograr un acuerdo sobre medidas para el alivio de la deuda pública de Grecia en su reunión de este lunes, por lo que permanecen bloqueadas tanto la segunda revisión del rescate como la aprobación nuevos desembolsos.
"Esta tarde hemos tenido una primera discusión sobre el tema de la sostenibilidad de la deuda, mirando con mucho cuidado las necesidades, opciones y limitaciones. Pero en este punto no hemos alcanzado un acuerdo total sobre esta parte de nuestro debate", ha anunciado en una rueda de prensa el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.
El también ministro de Finanzas de Países Bajos ha asegurado que las instituciones europeas y el organismo internacional seguirán trabajando "en las próximas semanas" con el objetivo de alcanzar un acuerdo en el próximo Eurogrupo, que tendrá lugar el 15 de junio en Luxemburgo, y de esta forma sea posible desbloquear nuevos tramos de ayuda económica.
"Creo que estamos muy cerca de un acuerdo pero hoy no hemos sido capaces de cerrar la posible diferencia entre lo que se puede hacer y lo que algunos esperan que debe hacerse y podría hacerse. Necesitamos cerrar eso mirando opciones adicionales o ajustando nuestras expectativas. Ambas son posible y quizás ambas (cosas) deben hacerse", ha expresado el holandés.
El organismo internacional había reclamado más concreción en las medidas para la reestructuración de la deuda pública de Grecia que se aplicarán una vez finalizado el rescate, a partir de 2018. En concreto, los debates se centran en una extensión de los vencimientos medios de los préstamos y en una limitación y prolongación del pago de intereses.
Un acuerdo sobre estas medidas es la condición de la institución dirigida por Christine Lagarde para formar parte del rescate, que a su vez es una condición indispensable para aprobar nuevos tramos de ayuda económica para Atenas. Durante la comparecencia de prensa, Dijsselbloem ha subrayado que es "importante" que el FMI sea formalmente parte del programa griego "antes del verano".
No obstante, Dijsselbloem ha subrayado que las instituciones europeas y el FMI sí que han cerrado otras cuestiones que permanecían abiertas, como el periodo en el que Grecia tendrá que mantener un superávit primario del 3,5% después de la finalización del rescate. Finalmente, Atenas tendrá que registrar esta cifra durante los siguientes cinco años, hasta 2022.
Por su parte, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, ha señalado que la discusión sobre la sostenibilidad de la deuda helena ha sido muy "detallada" y "profunda" y ha destacado los avances conseguidos a pesar de no haber concluido un acuerdo, que a su juicio suponen un buen "punto de partida" de cara al próximo Eurogrupo.
Con respecto a la implementación por parte de Atenas del conjunto de reformas acordadas entre Grecia y sus acreedores - Comisión Europea, Banco Central Europeo (BCE) y Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), Moscovici ha informado a los ministros de que 104 de las 140 reformas ya han sido completadas.
El comisario francés ha enfatizado "ha asumido su responsabilidad" y ha señalado que se trata de reformas "profundas, difíciles y exigentes", que en conjunto equivalen al 4% del PIB. Las dos más importantes son un recorte a las pensiones a partir de 2019 y una reducción del mínimo exento del impuesto sobre la renta a partir de 2020.