Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara apoya destinar 1 millón de euros para recolocar a mineros despedidos de Castilla y León

La comisión de Presupuestos del Parlamento Europeo ha aprobado este jueves el apoyo de 1 millón de euros del Fondo de Adaptación a la Globalización para ayudar a recolocar en el mercado laboral a 339 trabajadores despedidos en el sector de la minería en Castilla y León y formar a jóvenes desempleados.
Los eurodiputados han aprobado esta ayuda con 24 votos a favor, 2 en contra y 1 abstención, aunque ahora debe recibir el visto bueno del pleno de la Eurocámara y del Consejo de la UE, la institución que representa a los países del bloque comunitario.
Las medidas de apoyo beneficiarán, además de a los 339 despedidos, a 125 jóvenes que no trabajan ni siguen estudios ni formación y tienen menos de 30 años. Los trabajadores estaban empleados por Hullera Vasco Leonesa, Centro de Investigación y Desarrollo, Hijos de Baldomero García, Minas del Bierzo Alto y Unión Minera del Norte.
Las autoridades españolas solicitaron la ayuda para costear parte del paquete de medidas estimado en 1,6 millones de euros y que cuenta con acciones de formación, asesoramiento y apoyo en la búsqueda de empleo, además de promocionar el espíritu emprendedor e impulsar el arranque de 'start up'.
En principio, las ayudas del Fondo exigen un volumen mínimo de despidos de 500 personas, pero España solicitó una excepción alegando que el territorio afectado está compuesto por municipios pequeños y aislados de valles remotos y escasamente poblados que dependen en gran medida de la minería del carbón y cuya conectividad es limitada, ha informado la Eurocámara.
El Fondo de Adaptación a la Globalización fue creado en 2007 para ayudar a las personas que han perdido su puesto de trabajo debido al impacto de la globalización.
En junio de 2009 se revisaron sus normas para reforzar el papel del FEAG como instrumento de intervención rápida ante efectos graves de la crisis económica y financiera de los últimos años en Europa.