Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara pospone a principios de 2017 el voto para aprobar el CETA

El Parlamento Europeo ha retrasado a enero o febrero el voto para aprobar o no el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá (CETA por sus siglas en inglés), que en un principio estaba previsto para el pleno que tiene lugar entre el 12 y el 15 de diciembre, han confirmado a Europa Press fuentes parlamentarias.
Las mismas fuentes han explicado que lo más probable de hecho es que esta resolución se vote finalmente en el pleno de febrero. La razón de este retraso es que tres comisiones europarlamentarias (Transportes, Medio Ambiente y Asuntos Económicos), han pedido más tiempo para poder elaborar una opinión sobre el acuerdo comercial.
Precisamente, el pleno de la Eurocámara rechazó este miércoles preguntar al Tribunal de Justicia de la UE (TUE) sobre la legalidad del sistema de arbitraje entre Estados y multinacionales que está incluido en el texto de 1.600 páginas del CETA.
Un total de 89 eurodiputados habían propuesto preguntar al tribunal sobre si este mecanismo de resolución está en línea con las normas comunitarias y respeta el derecho de los países a legislar en campos como la salud, la seguridad y el medio ambiente. La propuesta fue rechazada con 419 votos a favor, 258 en contra y 22 abstenciones.
El visto bueno del Parlamento Europeo es el último paso de las instituciones europeas para que el tratado comercial comience a aplicarse, aunque de forma provisional y parcial hasta que sea ratificado por todos los socios comunitarios. Precisamente el sistema de arbitraje es uno de los puntos que se excluyen de esta aplicación provisional.
La UE y Canadá pudieron firmar finalmente el acuerdo bilateral de libre comercio tras encontrar soluciones a las reservas planteadas durante un tiempo por la región francófona belga, Valonia, que bloqueaba la rúbrica por parte del bloque comunitario.