Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara pide que se midan normas laborales, medioambientales y fiscales en casos antidumping

El pleno del Parlamento Europeo ha adoptado este miércoles las que serán sus líneas rojas para negociar con los 28 las nuevas normas de antidumping de la UE, para las que ha pedido que incluyan también vigilar los estándares internacionales en materia laboral, medioambiental y fiscal en los casos de competencia desleal de países exportadores a la UE.
La Comisión Europea presentó a finales de 2016 una propuesta para revisar los instrumentos de que dispone la UE para luchar contra las prácticas desleales o 'dumping', por ejemplo las exportaciones a precios por debajo de lo que marca el mercado.
Las nuevas normas para el cálculo de los derechos de importación responden a la controversia en torno al reconocimiento de China como economía de mercado y de las prácticas comerciales desleales de países terceros en los que hay una interferencia importante del Estado en la economía.
Entre las claves que apuntan los eurodiputados destaca que las investigaciones "tengan igualmente en cuenta" el respeto del país en cuestión de las normas en materia fiscal, medioambiental y de las reglas internacionales del trabajo.
También reclaman que tenga un impacto en las decisiones 'antidumping' de Bruselas si se constatan medidas discriminatorias en el país investigado para con los inversores extranjeros y se mida la eficacia de los sistemas en materia de derechos de sociedades, derechos de propiedad, fiscalidad y quiebra.
A juicio de los eurodiputados, además, el Ejecutivo comunitario debería publicar un informe detallado sobre la situación específica de un sector o país que se tendrá en cuenta a la hora de calcular los derechos arancelarios. Además solicitan que la carga de la prueba adicional no recaiga sobre las empresas de la UE en casos de antidumping.
Las negociaciones con los Estados miembros para pactar las normas definitivas empezarán el próximo 12 de julio.