Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara pide bases de datos comunes sobre el estado de las pesquerías y flotas en el Mediterráneo

El pleno del Parlamento europeo ha pedido este martes mayor control sobre las pesquerías del Mediterráneo, en donde cerca del 90% de los stocks siguen siendo sobreexplotados, con el objetivo de proteger mejor los recursos y las artes tradicionales, así como luchar contra la pesca ilegal.
Los eurodiputados apuntan así la conveniencia de desarrollar una bate de datos europea con información "completa y fiable" sobre el estado de los recursos pesqueros en este mar y de la actividad de la flota comunitaria.
Una base de datos para la que deberían asignarse fondos comunitarios y estar diseñada para clasificar por subáreas geográficas la información relevante sobre los caladeros y las actividades pesqueras.
También abogan por contar con una red de expertos e instituciones de investigación que aborden los distintos campos de la ciencia de la pesca, según el documento refrendado por el pleno de la Eurocámara en Estrasburgo (Francia).
En lo que a las artes tradicionales se refiere, el pleno ha pedido criterios "objetivos y transparentes" para repartir las posibilidades de pesca entre la flota europea en el Mediterráneo, teniendo en cuenta factores económico, sociales y medioambientales.
El objetivo, dice la resolución adoptada con 558 votos a favor y solo 43 en contra y 35 abstenciones, es "evitar las desigualdades sociales", primar los métodos de pesca con "menor impacto" y cumplir un reparto equitativo entre los segmentos pesqueros, "incluida la flota tradicional y de pequeña escala".
Finalmente, los eurodiputados han recordado que sigue existiendo un problema grave con la pesca ilegal, irregular y no declarada (IUU, por sus siglas en inglés) en la cuenca del Mediterráneo, por lo que han reclamado armonizar los procedimientos de inspección y sanción de las prácticas irregulares.