Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España llegó a proponer en la negociación sobre la patente unitaria europea el uso exclusivo del inglés

El Gobierno no se adherió a este proyecto comunitario por razones de discriminación lingüística, económicas y de seguridad jurídica
España llegó a proponer en la negociación sobre la patente unitaria europea que se utilizara exclusivamente el inglés como idioma en este registro, ya que no se aceptó el castellano y sí el francés y el alemán, y, como su propuesta fue rechazada, no se adhirió a este proyecto comunitario.
Así lo ha confirmado la directora general de la Oficina Española de Patentes y Marcas, Patricia García Escudero, durante su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso, a la que ha acudido este miércoles con el objeto de detallar las partidas que competen a su organismo en los Presupuestos Generales del Estado de 2017.
García Escudero ha señalado que las razones por las que España no se ha adherido a este proyecto no son solamente de discriminación lingüística al castellano, sino que también son de naturaleza económica y de seguridad jurídica, pues el convenio contemplado en este procedimiento prevé que no se traducirán al español.
"Cuando una patente vigente se quiere validar en España, se traduce al castellano. Con el convenio de la patente unitaria estas patentes no se van a traducir al español", ha manifestado, advirtiendo de que, en caso de que la empresa quiera hacer una vigilancia tecnológica, deberá costearse su traducción o conocer su idioma.
Asimismo, ha señalado que si "defender una patente es caro, especialmente para las pymes", el litigio de estas patentes unitarias deberá hacerse en el idioma del titular. La mayoría de estos titulares son extranjeros, ha señalado. De hecho, ha dicho que incluso dos españolas españolas que pleiteen podrían tener que hacerlo en inglés, francés o alemán.
En todo caso, ha apostillado que la no adhesión de España a los reglamentos europeos de patente unitaria "no significa que las empresas españolas no puedan hacer uso de estos sistemas, tal y como lo harán empresa americana o japonesas".
"BOOM" DE SOLICTUD DE PATENTES DESDE LA UNIVERSIDAD
La responsable de la Oficina Española de Patentes y Marcas ha descartado que la nueva ley provoque un aumento de solicitudes de patentes nacionales pues, ha aseverado, "más del 90% de las que se concedían con la ley anterior eran sin examen previo".
"Eran fundamentalmente patentes de vendedores de humo" que, ha dicho García Escudero, buscaban una concesión sin examen previo, motivo por el cual, ha asegurado, han impulsado este nuevo cambio nomrativo que permitirá la homologación del sistema español "con el resto de países industrializados europeos y del mundo".
Por otro lado, García Escudero sí que ha detectado "un boom" de solicitudes procedentes de la Universidad en los últimos meses, algo que justifica porque el sistema aún vigente es "de concesión directa y con exención de tasas" para estas instituciones. "Para que vean el reflejo de la sociedad que tenemos y la cultura de propiedad industrial que tenemos", ha criticado.
En este sentido, ha dicho que para las universidades se eliminará la exención --no así para las empresas-- porque "no tenía sentido". "No funciona", ha defendido, señalando que el nuevo sistema sí que contemplará reducciones hasta el 100% si existe transferencia de tecnología y si se explota la patente.