Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España y otros 11 países piden avanzar en las negociaciones del TTIP pese a que Francia las dé por fracasadas

España y otros once países de la Unión Europea han respaldado este jueves a Bruselas en las negociaciones para un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos (TTIP, por sus siglas en inglés), después de que Francia diera por fracasadas las conversaciones y de que Alemania dudara de que puedan llegar a buen puerto.
"Reiteramos nuestro compromiso y apoyo a la Comisión en las negociaciones y esperamos continuar las negociaciones con Estados Unidos y trabajar estrechamente con la Comisión en los próximos meses", dice la carta firmada por los responsables de Comercio de España, Suecia, Reino Unido, Portugal, Estonia, Letonia, Lituania, Italia, Finlandia, República Checa, Dinamarca e Irlanda.
Esta reacción se produce una semana antes de que los ministros de Comercio de la Unión Europea se reúnan en Bratislava para, entre otros asuntos, hacer balance de los contactos entre Bruselas y Washington tras la última ronda de julio y aclarar las posiciones de las capitales.
El pesimismo de París y Berlín choca con la determinación de otros miembros de la Unión Europea, que aspira a cerrar el pacto comercial antes de que concluya la Administración Obama, por lo que se ha especulado con la necesidad de que los líderes europeos reafirmen el mandato dado a la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, para negociar con los estadounidenses.
Así las cosas, la carta remitida por los doce países a Bruselas expresa la convicción de que "más comercio es necesario" para impulsar la economía europea y ayudar a crear nuevos puestos de trabajo.
El comercio e inversiones entre la UE y Estados Unidos representa la mayor relación económica bilateral del mundo, según estos Estados miembros, para quienes el TTIP es una "oportunidad" para establecer las reglas del comercio del siglo XXI.
Por ello piden "aprovechar" esta relación y reconocen el "trabajo duro" realizado por el Ejecutivo comunitario, para avanzar en las negociaciones e informar a los grupos interesados y a los Estados miembros.
"Se han hecho progresos, teniendo en cuenta el alcance y el alto nivel de ambición para el acuerdo, pero sigue habiendo asuntos pendientes sobre los que deberíamos centrarnos para encontrar solución", piden los responsables de Comercio europeos.
La misiva, que en el caso español está firmada por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, afirma que "hoy más que nunca" se hace necesaria una voz "fuerte y positiva" en las discusiones comerciales; al tiempo que defiende que la recuperación en la UE no sólo depende de reformas estructurales y unas finanzas públicas saneadas, sino también de una política comercial "abierta, progresista y equilibrada".