Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Merkel rechaza la hipótesis de una bancarrota de Grecia y rectifica a sus socios de Gobierno

La canciller alemana advierte de que hay que "hacer todo lo posible políticamente"

La canciller alemana, Angela Merkel, ha rechazado la posibilidad de una quiebra de Grecia y ha vuelto a subrayar la necesidad de que el país heleno cumpla los compromisos adquiridos para recibir asistencia financiera, mientras que no ha dudado en criticar veladamente a sus socios gubernamentales de la CSU y del FDP, que en las últimas jornadas habían dado pie a especulaciones respecto a la inminente suspensión de pagos griega.
En una entrevista concedida a la emisora pública germana 'Inforadio', Merkel destacó que "en estos momentos lo más importante para Grecia es prevenir las especulaciones y poner en práctica los compromisos adquiridos (...) Grecia debe hacer sus deberes".

Asimismo, la canciller germana advirtió al resto de líderes europeos de la necesidad de "hacer todo lo posible politicamente para mantener unido el espacio del euro, evitando así un efecto dominó". En este sentido, Merkel alertó que deberían evitarse procesos de insolvencia "incontrolada" para garantizar la estabilidad de la moneda, ya que "una insolvencia incontrolada afectaría a todos los países".

Por otro lado, Merkel no dudó en dar un 'tirón de orejas' a sus socios de Gobierno de la CSU y del FDP, que recientemente habían dado pie a las especulaciones sobre una próxima quiebra de Grecia, asegurando que "hay que tener la máxima precaución con lo que se dice".

"No necesitamos nerviosismo en los mercados, puesto que la incertidumbre es ya demasiado elevada", comentó Merkel, después de que el líder del FDP y ministro federal de Economía, Philipp Rösler no cerrará la puerta a "una insolvencia ordenada de Grecia", mientras que el presidente de la Unión Socialcristiana (CSU), Horst Seehofer, reclamó la expulsión de la zona euro de los países que no cumplan con los límites de deuda.